El Presupuesto 2020 de la Ciudad de Buenos Aires prevé un gasto total estimado en $480.833 millones, según el proyecto con "déficit cero" presentado por el Ejecutivo ante la Legislatura, estima un tipo de cambio promedio de $67,1 y una inflación de 34% y cambia la metodología para calcular el cobro del ABL.

El proyecto fue elevado ante la Legislatura con casi dos meses de retraso debido a la dificultad que enfrentó la gestión de Horacio Rodríguez Larreta para "mensurar las variables macroeconómicas" que forman parte en la elaboración del cálculo de gastos e inversión local a raíz del cambio de mando en el gobierno nacional. El paquete de leyes económicas -que abarca el Presupuesto, Tarifaria y Fiscal- debe ser remitido por el Ministerio de Economía y Finanzas porteño al Parlamento con fecha tope el 30 de septiembre de cada año.

La demora del envío -cuestionada desde la oposición porteña- afectará a su vez la realización de la ronda de visitas de funcionarios a la Legislatura que habitualmente se efectúa a fin de brindar detalles de lo gastado durante 2019 y el plan para el año próximo.

Por otra parte, se anunció la modificación de la metodología para medir la tasa del "Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL)- Impuesto Inmobiliario" que se cobra por los inmuebles, cuyo pago se divide en 12 cuotas mensuales y se compone por una tasa retributiva de igual monto para todos los contribuyentes y otra progresiva y con alícuotas fijadas en función del valor fiscal de la propiedad.

En 2020, en lugar de calcular con la inflación pasada, la actualización de este impuesto estará en línea con la inflación del año próximo y la cuenta se realizará mensualmente y de manera progresiva, por lo cual no se puede estimar cuál será, con anticipación, la suba que percibirá cada vecino.