Hasta ayer, los datos de actividad económica de enero venían dando señales de que se iba a tratar del noveno mes consecutivo de recuperación. Una dinámica sostenida y que viene sorprendiendo porque superó las expectativas para el rebote económico posterior a la cuarentena rígida. Sin embargo, un informe del BCRA puso en duda la continuidad del fenómeno durante enero. El Índice Lider de Actividad Económica (ILA-BCRA) de la autoridad monetaria arrojó su primera baja mensual desde mayo. Sin embargo, el Central afirmó que las características de la baja no muestran que la recuperación económica esté en riesgo.

En la vereda opuesta, esta misma semana la consultora Orlando Ferreres y Asociados publicó su Índice General de Actividad (IGA) de enero, que mostró una mejora de 2% en la comparación desestacionalizada contra diciembre. La que traccionó fue, según Ferreres, la industria, que viene protagonizando un rebote extraordinario, que ya dejó  a sus niveles de producción bien por arriba de los niveles prepandémicos.

La estimación de Ferreres coincidió, además, con la del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), del Ministerio de Desarrollo Productivo. Y es que si bien los principales indicadores adelantados dieron resultados mixtos en el primer mes del año, mayormente anotaron mejoras.

En su último Panorama productivo, el de febrero, el CEP XXI afirmó: "El año 2021 comenzó con una consolidación de la recuperación observada en la última parte de 2020, en buena medida traccionada por ramas como la industria manufacturera (una de las más importantes en el PBI por sus efectos tanto directos como indirectos), que para el último bimestre del año no solo habían recuperado lo perdido por la pandemia sino que también habían logrado ubicarse entre un 4 y un 5% por encima de los últimos meses de 2019. Enero fue un mes en el que esa tendencia positiva se mantuvo, a pesar de haber tenido dos días hábiles menos que en 2020".

En marzo y abril la actividad económica recibió un golpe inédito. En solo dos meses, por la cuarentena rígida, el PBI cayo un poco más de 25%. Un cuarto de la producción en solo dos meses. El consumo y la inversión se desplomaron con fuerza. Luego, entre mayo y diciembre se observaron ocho meses de recuperación constante. Cada mes tuvo mayores niveles de producción que el anterior, aunque el ritmo de mejora fue cediendo a medida que pasaron los meses.

Con todo, durante ese período la mejora de la actividad fue de 30,5%. El Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) del Indec quedó apenas 3% por debajo de los niveles de febrero. Se trató de un desempeño totalmente en línea (mitad de tabla) respecto al resto de la región. Esa línea ascendente, mejor a la esperada, dejará un efecto de arrastre estadístico que garantiza una mejora de 4,9% promedio del PBI incluso si hay estancamiento en el 2021. 

Para el primer trimestre del año, el BCRA proyecta una mejora de 3,6% libre de factores de estacionalidad contra el cuarto trimestre del 2020. Esa previsión fue publicada en el Informe de Política Monetaria (IPOM) de febrero. Sin embargo, en una nota al pie, el IPOM señaló que para enero el ILA-BCRA observó la primera contracción desde abril.

¿La recuperación se tomó un descanso en enero?

Así, en el pie de página la autoridad monetaria afirmó que enero fue de caída. Aunque destacó que las condiciones de contracción no tienen ni la difusión (es decir, no impacta en la cantidad suficiente de sectores o indicadores), ni la profundidad ni la duración temporal suficientes como para encender alarmas acerca de que esté acercándose un nuevo período recesivo. La tendencia seguiría siendo al alza en el PBI

El IPOM señaló, en concreto: "En el primer trimestre de 2021, la actividad económica continuó en aumento. La estimación del Nowcast BCRA anticipa un incremento del Producto de 3,6% s.e. en relación con el trimestre anterior. Por su parte, el Indicador Líder de la Actividad Económica (ILA-BCRA), muestra que en enero continuó consolidándose la fase de recuperación".

Aunque al final de ese párrafo una llamada invitó a continuar la información a través de un pie de página: "Si bien en ene-21 el ILA registró su primera caída mensual luego de 8 subas consecutivas, la difusión y la profundidad no cruzaron los umbrales que se requieren para alertar sobre un posible punto de giro en la actividad económica. Es decir, no se ha cumplido ninguna de las condiciones necesarias para señalar la proximidad de una fase recesiva en la economía: tres caídas consecutivas del indicador, media móvil 4 meses de la difusión por debajo del 52,5% y profundidad negativa e inferior a 4,8%. De esta manera, el ILA permite confirmar que la recuperación observada en la actividad económica desde abril representó el comienzo de una fase expansiva de la economía".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Luego de dos traspiés, el Tesoro reconquistó al mercado

Luego de dos traspiés, el Tesoro reconquistó al mercado

Los precios mayoristas dieron una señal de alivio

Los precios mayoristas dieron una señal de alivio

Pobreza: una familia que alquila necesita $105.000 al mes

La inflación fue de 42,6% interanual en marzo; los precios de los alquileres fueron incluso por encima

El rojo primario fue de 0,2% del PBI en el primer trimestre

El rojo primario fue de 0,2% del PBI en el primer trimestre

La actividad industrial creció 0,6% en el primer trimestre

La actividad industrial creció 0,6% en el primer trimestre

Agenda semanal: PBI en baja, precios en alza y rojo fiscal

Agenda semanal: PBI en baja, precios en alza y rojo fiscal

Las restricciones le quitan casi medio punto al PBI

Las restricciones le quitan casi medio punto al PBI

Inflación: el dilema de una tasa que corre con retraso

Inflación: el dilema de una tasa que corre con retraso

El nuevo salto inflacionario seguirá pegando en la pobreza

El nuevo salto inflacionario seguirá pegando en la pobreza

Se recuperaron 3.000.000 de puestos de trabajo

Se recuperaron 3.000.000 de puestos de trabajo