El BCRA terminó la jornada del jueves con un saldo vendedor neto de USD170 millones debido a la fuerte demanda de divisas destinadas a la importación de energía de alrededor de USD160 millones, según indicaron fuentes del mercado. La dinámica de junio se complicó y mucho: el mes en el que se debía acumular al menos USD1.700 millones de la mano de la cosecha gruesa viene con números negativos, cuando falta una semana para el fin del primer trimestre. El Gobierno espera que el Board del FMI apruebe este viernes el nuevo desembolso para engrosar las reservas brutas.

La intervención del BCRA durante junio ya alcanzó un monto de aproximadamente USD500 millones de pérdidas netas de reservas, con lo que el acumulado del año cayó ahora a poco más de USD430 millones. Todo eso impactó en las reservas netas.

Por el lado de las brutas, el equipo económico aguarda para el viernes la aprobación de la primera revisión del programa de facilidades extendidas con el FMI, que permitirá acceder a un desembolso de USD4.100 millones.

Si bien resta la formalidad de la votación se descuenta que el resultado será positivo, ya que el staff técnico elevó al Board del FMI la evaluación de las metas del primer trimestre con el visto bueno del director gerente para el hemisferio occidental, Ilan Goldfaj.

Cuando los miembros del directorio levanten la mano, inmediatamente llegarán a Buenos Aires unos 3.000 DEG, que se transformarán en dólares y mantendrán el nivel de reservas por encima de los $40.000 millones.