El Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) acordaron este miércoles una agenda de trabajo para potenciar al sector de bebidas y alimentos en la salida de la pandemia, en particular a partir del financiamiento para el entramado productivo alimentario.

"La crisis actual nos obliga a repensar a la Argentina y zanjar el ciclo de crisis recurrentes por falta de dólares que se arrastran hace décadas", expresó el presidente del BICE, José Ignacio de Mendiguren, para quien "el financiamiento va a ser central en el desarrollo del nuevo programa agroindustrial".

Por su parte, el presidente de Copal, Daniel Funes de Rioja, afirmó que el proyecto de la entidad es "pegar un salto en la capacidad exportadora a partir de nuestra fuerza productiva federal y, en ese sentido, BICE es un punto de referencia para el objetivo concreto de crecer no solo en volumen sino en cantidad de empresas en el sector".

Para De Mendiguren, "el sector de alimentos y bebidas al que representa Copal es fundamental, porque es uno de los más competitivos del país y tiene que ser el impulsor natural de la recuperación".