La Reserva Federal de Estados Unidos le garantizó al Banco Central de la República Argentina el acceso al acuerdo temporal de recompra para las autoridades monetarias extranjeras e interncionales (FIMA Repo Facility) que estableció para ayudar a respaldar el buen funcionamiento de los mercados financieros, informaron fuentes del BCRA. Esta herramienta le permitirá a la entidad presidida por Miguel Pesce tener disponible una línea para obtener liquidez de manera inmediata para hacer frente a inestabilidades en el mercado cambiario, en caso de que lo requiera.

El programa lanzado el 31 de marzo pasado, otorga a los bancos centrales que tienen una cuenta custodia en en la FED, la posibilidad de acceder de "manera inmediata a liquidez". 

"Esta nueva herramienta contribuye a seguir afianzando la relación entre ambos bancos centrales y fortalecer las herramientas que tiene disponibles el BCRA para mantener la estabilidad del mercado de cambios", detallaron fuentes de la autoridad monetaria. 

De esta manera, el FIMA da luz al verde al Central para celebrar acuerdos de recompra con la Reserva Federal para "reducir los riesgos que corren los mercados financieros" del país norteamericano causados por las tensiones financieras en el extranjero.

Es decir que si llega a necesitarlo, la entidad podrá entregar bonos del tesoro estadounidense por un préstamo a corto plazo y pactar un precio de recompra, como ocurre con los Repo que en años anteriores la Argentina acordó en los últimos años con bancos internacionales con el objeto de sumar reservas.

Además, en la web oficial, se destaca que el servicio "ayudará a respaldar el buen funcionamiento del mercado del Tesoro del país, al proporcionar una fuente temporal alternativa de dólares estadounidenses que no sea la venta de valores en el mercado abierto", una de las variables claves que la conducción de Pesce intenta consignar en medio de la escalada del valor de la divisa norteamericana en las últimas semanas.

En ese tipo de transacciones, los Bancos Centrales pueden desprenderse de títulos a cambio de dólares sin la necesidad de pasar por el mercado, "proveyendo una fuente alternativa" de divisas, mediante un acuerdo de recompra de papeles estadounidenses que corre por cuenta de la FED.

De esta manera, la Reserva Federal busca aliviar la tensión de los mercados financieros en conjunto con los swap que cerró con otras autoridades monetarias.