En el marco de los anuncios oficiales de medidas para intentar detener la sangría de reservas e impulsar la reactivación económica, el Banco Central difundió una actualización de sus lineamientos de política monetaria como antesala de la publicación de una serie iniciativas concretas para estimular el ahorro en pesos, que incluirá una modificación del esquema de tasas de interés.

Los lineamientos se difundieron en un comunicado publicado en simultáneo a la conferencia de prensa relizada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la que anunció una batería de políticas orientadas a fometar las ventas al exterior y la liquidación de las mismas.

"En un contexto en el que se registran tensiones en el mercado de cambios, se acrecienta la relevancia de la política monetaria como instrumento de estabilización financiera y externa. El BCRA redoblará sus esfuerzos en pos del desarrollo de instrumentos de ahorro e inversión que permitan a los argentinos obtener rendimientos positivos no solo respecto de la evolución de la inflación, sino también en relación a la evolución del tipo de cambio", adelantó la entidad presidida por Miguel Pesce.

En este sentido, apuntó que buscará "armonizar progresivamente las tasas de referencia de los instrumentosde política monetaria, minimizando el impacto sobre el costo de esterilización". Es decir que un aumento en los rendimientos ofrecidos no impacte en el costo de financiamiento de manera tal que bloquee la reactivación económica.

Por otra parte, informó que, luego del canje de deuda bajo legislación local, que le dejó al BCRA importantes tenencias en los nuevos títulos soberanos, utilizará su capacidad de intervención "a través de operaciones de mercado abierto, a los efectos de auspiciar una mayor liquidez, profundidad y transparencia de los mercados de deuda soberana, en vistas de apuntalar el comienzo de una nueva etapa en la que el mercado de capitales local asuma una importancia creciente en la estrategia de financiamiento del sector público".

En esa línea, se espera que use su poder de fuego para estabilizar la brecha cambiaria entre el dólar oficial y las cotizaciones financieras, que se disparó luego del endurecimiento del cepo.

Respecto del precio del dólar oficial, ratificó que continuará con su política de crawling peg para mantener su evolución en línea con la inflación, aunque dejó la puerta abierta a variaciones en el ritmo de avance para no relegar la competitividad.

"En la actualidad, el nivel del tipo de cambio se encuentra en un nivel competitivo. El tipo de cambio real multilateral se ubica por encima de su promedio histórico, al tiempo que la balanza comercial acumula un importante superávit, ratificado también por el resultado positivo de la cuenta corriente del balance de pagos", señaló.

Y agregó: "Se reafirma la estrategia de sostenimiento de la estabilidad del tipo de cambio real, que se considera en línea con el objetivo de acumulación de reservas internacionales. En el marco de la estrategia de flotación administrada, el ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidadesde la coyuntura, de modo de evitar efectos no deseados sobre la competitividad, los precios internos, la evolución de los activos y pasivos y la distribución del ingreso".

Por último, anticipó que la entidad apuntará a reducir los créditos a tasas subsidiadas lanzados en el marco de la cuarentena.

"Para morigerar el impacto económico de la pandemia, el BCRA puso en marcha un conjunto de instrumentos de crédito, cuyos resultados han permitido un inédito crecimiento del financiamiento a pequeñas y medianas empresas. La normalización del nivel de actividad que comienza a evidenciarse en algunas regiones y sectores, permitirá paulatinamente reducir y focalizar los esfuerzos de asistencia crediticia a tasas reales negativas, adaptándose a las necesidades de la nueva etapa", concluyó el comunicado.