El Estado pagó la mitad del sueldo de 1,2 millón de trabajadores del ámbito privado gracias al programa ATP de ayuda económica a empresas, destacó la titular de la Afip, Mercedes Marcó del Pont. El beneficio se aplicará también a los salarios de mayo, debido a la extensión de la cuarentena obligatoria.

En los próximos días se abonará la mitad del sueldo de otros 600 mil empleados y así se cubrirá el 85% del universo elegible, mientras que se prevé completar los pagos a fin de mes, gracias a la acción de “un Estado que asigna recursos enormes para tratar de amortiguar esta circunstancia tan dramática”, resaltó Marcó del Pont a radio 10.

La Afip, sostuvo la funcionaria, “tuvo que armar un andamiaje de políticas públicas y crear sistemas para realizar transferencias enormes, aún con una caída importante de la recaudación, por la merma en los niveles de actividad”.

Para Marcó del Pont, la situación se asemeja a los pagos que hizo el Estado a través del programa de Recuperación Productiva (Repro) a “los 160.000 trabajadores asistidos en el peor momento de la crisis de 2008-09”.

En el marco de la extensión del aislamiento obligatorio, que afecta a muchas industrias que, incluso, debieron frenar la producción o su actividad, ratificó que el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) también se aplicará a los salarios de este mes, que se cobran en junio.

“Vamos a prorrogar este auxilio y tomaremos como referencia lo que pasó con la facturación en abril, que es donde pegó de lleno el aislamiento, para preservar el entramado productivo y los ingresos de la población”, definió.

Por otra parte, indicó que más de 330.000 autónomos y monotributistas ya fueron precalificados por el Banco Central para obtener los créditos a tasa cero, de hasta $150.000, que son acreditados en 48 horas y se pagan en 12 cuotas con seis meses de gracia.

“Pueden acceder a esos préstamos, orientados a profesionales y a la clase media, 1,3 millón de personas, y si bien vemos que se aplanó el nivel de adhesión, se trata de un instrumento extraordinario, ya que el costo del interés lo paga el Estado nacional, para lo cual hubo que capitalizar el Fogar”, detalló la economista.

También reconoció que en las medidas de alivio que dispuso la Afip “había algunas trabas, porque muchas empresas calificadas con cierto nivel de riesgo no podían acceder al pago del impuesto a las Ganancias en tres cuotas", pero "se quitó esa restricción transitoriamente”.

Además, se alargó la cantidad de cuotas y planes de pagos para las grandes empresas, que pasaron de tres a seis, mientras las pymes pueden tener hasta 10 planes.

Sumado a estas medidas vinculadas a la pandemia, resaltó: “Prorrogamos también vencimientos de Ganancias, que vencían esta semana y los pasamos a la última del mes, siempre buscando el equilibrio para tratar de seguir recaudando en la medida de lo posible”.

La titular de la agencia de recaudación recordó que el impuesto a las Ganancias es sensiblemente más alto en muchos países desarrollados, donde la alícuota marginal superior puede llegar al 45% o 50%, cundo acá es del 35%.

"Hay sectores que tienen instrumentos más sofisticados de elusión o evasión, y es en lo que estamos trabajando fuertemente, porque se trata de ampliar la capacidad de fiscalizar y cobrar impuestos”, enfatizó.

En ese sentido, enumeró las medidas que se tomaron en relación con la información de cuentas off shore; el cambio de normativas sobre beneficiarios finales y fideicomisos; y “la reactivación de algo totalmente desmantelado, que tiene que ver con los gravámenes al comercio exterior, para evitar maniobras de sub y sobrefacturación”.

A esto se suman las 950 cuentas “no declaradas y a priori irregulares” que encontró la Afip. "Estamos en las etapas preliminares de la investigación, porque es una parte pequeña de la información que vamos a tener que procesar. Procuramos mejorar nuestra inteligencia fiscal internacional, porque las grandes batallas de elusión se dan en ese terreno”, planteó la funcionaria.