El Fondo Monetario Internacional ( FMI) otorgará a la Argentina 4.354 millones de dólares en concepto de derechos especiales de giro, como parte de un crédito que el organismo multilateral distribuirá entre sus países miembros. La noticia se dio a conocer luego de la reunión que mantuvo este martes el ministro de Economía, Martín Guzmán, con la directora de la organización, Kristalina Georgieva.

Georgieva anunció en su cuenta de Twitter que, a través de derechos especiales de giro, el organismo multilateral de crédito distribuirá USD 650.000 millones a los distintos países miembro.

El monto a asignar es en proporción a la cuota de participación que tiene el país en el FMI. Por esto, Argentina, que tiene una participación de 0,67%, va a recibir en concento de derechos especiales de giro (DEG) 3.052,6 millones. En dólares, al tipo de cambio de hoy, esa cifra es equivalente a USD 4.354 millones. (Tipo de cambio de hoy: USD 1 = SDR 0.701074).

Durante 2020, en el marco del G20, Guzmán reiteró en diversas ocasiones la necesidad de que se otorgue esta herramienta y manifestó el “apoyo pleno de Argentina”: “El momento en que más se necesitan es ahora, por lo que debemos actuar con rapidez”.

Los derechos especiales de giro

Este martes, Georgieva anunció las "buenas noticias": "Los directores ejecutivos del FMI expresaron un amplio apoyo para considerar una asignación de DEG de ~ $ 650 mil millones. Paso clave para garantizar que todos los miembros, especialmente los más afectados por la crisis, tengan reservas más altas y más capacidad para ayudar a su gente y apoyar la recuperación", reveló.

Guzmán celebró la decisión. "La extensión de los derechos especiales de giro es un logro importante al que se llegó gracias a liderazgos positivos en un momento muy difícil para el mundo. Le va a permitir a los países que más lo necesitan tener mejores condiciones para lidiar con los efectos de la pandemia", sostuvo desde su cuenta de Twitter.

Se trata de una cifra que permitirá engrosar las exhaustas arcas del Banco Central, pero que recién podría destrabarse a partir de junio, mes en el que Georgieva elevará la propuesta al directorio del organismo de crédito multilateral. Por lo tanto, esos fondos frescos no estarán cuando el Gobierno deba afrontar un vencimiento de más 2.000 millones con el Club de París en mayo, grupo de países con los que el Ejecutivo busca acordar en simultáneo con el FMI, aunque los plazos podrían estirarse por el calendario electoral.

La posición de Argentina en el G20 ha sido la de proponer e impulsar una nueva asignación general de derechos especiales de giro (DEGs), según indicó el Ministerio de Economía en un comunicado. "Durante el 2020, el ministro Guzmán ha reiterado en diversas ocasiones la necesidad de, a través de este mecanismo, inyectar liquidez global, fundamental para que los países puedan lidiar con los efectos de la pandemia y proteger a los más vulnerables", ampliaron.

"La Argentina apoya plenamente una nueva asignación general de derechos especiales de giro, que proporcionará fondos para las economías de ingresos bajos y medios que se necesitan con urgencia. El momento en que más se necesitan es ahora, por lo que debemos actuar con rapidez", sostuvo el ministro Guzmán en la última reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 el pasado 26 de febrero.

Por qué son importantes los DEG

"La nueva asignación de DEG es un paso importante porque permitirá a los países enfrentar en mejores condiciones los efectos del Covid 19 e impulsar la recuperación mundial de la pandemia", explicó el Ministerio de Economía en el comunicado.

En este sentido, indicó que "el DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros. Se basa en una cesta de cinco monedas principales: el dólar de EE.UU., el euro, el renminbi chino (RMB), el yen japonés y la libra esterlina".

Esta "moneda" propia del Fondo es en la que están nominados los préstamos que otorga el organismo de crédito multilateral.