Economistas y analistas más o menos cercanos al Gobierno nacional interpretan que de haber un acuerdo con el FMI, el “progreso más pronto” se verá en marzo. Y que, si efectivamente hubo avances en la negociación, esta semana se concretaría el pago de 715 millones de dólares. De todas maneras, la respuesta final la tienen Alberto Fernández y Martín Guzmán, si es que ya lo definieron.

El escenario cambia a diario. Lo que indujo a pensar en que podría haber un pronto acuerdo fueron las palabras de Gita Gopinath, la número 2 del organismo: “Estamos trabajando con las autoridades argentinas para llegar a un acuerdo que permita resolver los desbalances y salir de la situación que enfrenta Argentina”. Fue durante la presentación del informe sobre Perspectivas de la Economía Global, el cual indicó que Argentina crecería este año un 3 por ciento, en vez de los 2,5 puntos porcentuales vaticinados en octubre.

Uno de los principales condicionamientos del (FMI) tiene que ver con las pautas de crecimiento. En su rol de reorganizador de los flujos de capital, pretende que los dólares que se generen de las exportaciones vayan para acreedores externos y el propio organismo.

Por eso, cuando la Argentina planteaba un posible crecimiento del PBI del 4 por ciento para este año, el organismo lo hacía en un 2,5 por ciento. Ahora, el Fondo corrigió su mirada y estima que la economía local crecería tres puntos. ¿El cambio de perspectiva será una concesión en medio de la negociación con la Argentina?

"Estamos trabajando con las autoridades para llegar a un acuerdo que permita resolver los desbalances y salir de la situación que enfrenta Argentina. Sabemos que la situación social y económica es frágil y por eso tenemos una posición flexible en la negociación y esperamos ver progresos pronto", sostuvo Gopinath.

Pagar o no pagar, esa es la cuestión

Más que certezas, el escenario cada vez más cambiante arroja preguntas. Si efectivamente el Fondo pedía un ajuste mucho más severo y con revisiones trimestrales para aprobar desembolsos que cubrirían los vencimientos del stand by, ¿qué se modificó?

No veo la posibilidad de que no haya evaluaciones trimestrales – afirmó Alejandro Vanoli, ex titular del BCRA en diálogo con BAE Negocios-. Pero algo deberían conseguir, ya sea un mayor margen fiscal, suplementar reservas, mejores plazos de pago o la eliminación de los sobrecargos.” Es decir, “algo” que no deje al Gobierno cediendo en todo lo que reclama el organismo frente a un acuerdo que condicionará la política económica por varios lustros.

Una mirada similar tiene Daniel Marx, ex secretario de Finanzas durante la primera Alianza. “Ninguna de las partes quiere un default ni entrar en conflictos. Antes que se conozca la carta de intención, deberían acordarse acciones previas como el tema de las tarifas y un mayor aumento de la tasa de interés para la absorción monetaria. Y en esta línea, creo que el Fondo podría ceder un poco en sus presiones sobre el sendero fiscal”, analizó ante la consulta.

El reloj corre y el 28 de enero habría que pagar 715 millones de dólares. “Creo que se paga, y lo más pronto para un acuerdo será marzo”, analizó un consultor que conoce de negociaciones con acreedores externos.  

El crecimiento en juego

El Gobierno sigue con su objetivo de sostener el crecimiento vía exportaciones, con leyes de estímulo y estabilidad fiscal para los hidrocarburos, la agroindustria, automotrices y también para la minería.

La zanahoria para esas inversiones es que las empresas obtengan libre disponibilidad de los dólares que se generen. En el Fondo, la puja es por los dólares. Y el FMI quiere ser el organizador del juego, en un contexto internacional que no ofrece las mejores perspectivas para centrar el crecimiento exclusivamente en las exportaciones.

“La situación con el Fondo, incluso pensando en un acuerdo, es de una inestabilidad permanente. Pensemos en un arreglo que tiene revisiones trimestrales y vencimientos de 3000 o 5000 millones, todos los trimestres tendremos condicionamientos muy fuertes. Cada uno de esos vencimientos puede desestabilizar al frente cambiario. Y atado a eso, la inflación. Me parece que el principal riesgo inflacionario vuelve a ser la inestabilidad cambiaria, incluso en un escenario de acuerdo con el FMI”, analizó Nicolás Pertierra, economista jefe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

“Todo está muy complejo, por eso la calle está como se ve, con un aumento de la brecha. Podríamos estar mejor pero pasó mucho tiempo”, concluyó a BAE Negocios un integrante del equipo económico del Gobierno.

Más notas de

Sebastián Premici

La inflación para los sectores populares crece más que la media

La inflación para los sectores populares crece más que la media

El BCRA asistió otra vez al Tesoro y se complica la meta monetaria

El BCRA asistió otra vez al Tesoro y se complica la meta monetaria

Con importaciones récord y retaceo de granos, el BCRA no logra acumular reservas

El Banco Central no logra acumular las reservas pautadas con el FMI

Ante la mirada del FMI, la segmentación de tarifas será de difícil aplicación

Ante la mirada del FMI, la segmentación de tarifas será de difícil aplicación

En el marco de las audiencias públicas, la UIA pidió subsidios para las pymes industriales

La UIA pidió subsidios de la tarifa eléctrica para las pymes

Aumento de la luz para usuarios industriales y audiencias públicas

Aumento de la luz para usuarios industriales y audiencias públicas

Pesce quiere incentivar a las alimenticias para que produzcan y exporten más

El gasto público creció un 75% en el primer cuatrimestre

El gasto público creció un 75% en el primer cuatrimestre

El BCRA deberá recalibrar su meta de acumulación de reservas

El BCRA deberá recalibrar su meta de acumulación de reservas

El BCRA quiere saber qué empresas sacan dólares por los canales CCL y MEP

El BCRA quiere saber quiénes sacan dólares a través del CCL y MEP