Para alejar un poco más la idea del "capricho argentino", nada más y nada menos que el Fondo Monetario Internacional (FMI), dió a conocer un documento elaborado por su Departamento de Finanzas Públicas, en el que los especialistas del organismo plantean diversas medidas para "asegurar la recaudación y fomentar la solidaridad".

El texto se llama "Tax Issues: An Overview", e integra una serie especial sobre políticas fiscales en respuesta a la pandemia de coronavirus.

Entre las propuestas del paper se plantea "considerar aumentos de las tasas en los tramos superiores del impuesto sobre la renta, del impuesto sobre la propiedad y del impuesto sobre el patrimonio, quizás a modo de sobretasa solidaria". No es Venezuela, no, es el FMI. El texto surgió de un relevamiento hecho por el Fondo entre economistas independientes, partidos políticos, centros de estudios y otros organismos internacionales.

Mientras que el Banco Mundial, en un estudio comparativo sobre la estructura tributaria de diferentes países, que abona de esta forma la suba de algunos tributos, pone de manifiesto que en Argentina los impuestos directos aplicados sobre rentas y patrimonios, representan apenas el 12,9% del total, apenas la mitad que el promedio de América Latina y el Caribe.