Sobre el cierre del 2020, y una vez que la pandemia dio algo de respiro, el Gobierno ajustó el gasto público extraordinario y, junto con una mejora en la recaudación, logró achicar el déficit primario. El año terminó con un rojo de 6,5% del PBI. Mucho menos que el 8,3% proyectado en el Presupuesto 2021 e incluso por debajo del 7% que se pasó a esperar en los últimos meses. Diciembre, mes estacionalmente alto, terminó con un negativo no tan grave, de 1,1% del PBI.

Los números fueron publicados por el Ministerio de Economía. Aclararon que el mejor resultado respecto a lo que se proyectaba responde a que, al comenzar la pandemia, y por la incertidumbre acerca de sus consecuencias, el Gobierno decidió dejarse un margen de libertad para hacer gasto contracíclico.

Finalmente, el impulso fiscal para contrarrestar la extraordinaria caída del PBI y el ingreso terminó siendo de 6,5% del producto, lo que está muy por debajo de los esfuerzos de los países más desarrollados. Pero el crecimiento real del gasto está entre los más altos de los emergentes, solo por debajo de los esfuerzos que realizó Brasil.

En diciembre, a contramano de los datos que dan cuenta del ajuste, hubo un repunte importante de la obra pública, en línea con el nuevo orden de prioridades de la política fiscal que, en detrimento del gasto social, buscará incidir en el rebote de la actividad económica y el empleo por la vía de la inversión. Por eso, durante el mes, el gasto de capital tuvo una mejora real de 89,3% interanual, tras un crecimiento nominal de 157,7% nominal, versus una inflación de 36,1% en el mismo período.

Diciembre: aceleró la obra pública pero ajustó el gasto social

Cabe destacar, en ese sentido, que durante noviembre el gasto en obra pública ya había anotado una mejora real de 4,3%, pero había sido la primera desde que llegó la pandemia. En octubre la contracción real fue de 27,1% real. Y en agosto había llegado a ser de 39,1%, lo cual resultó extraordinario no solo por lo profundo del ajuste sino porque comparaba contra un agosto del 2019 en el que Cambiemos había apretado el cinturón con una baja de 21,4%. Se dio, así, en plena pandemia, una virtual desaparición de la obra pública.

Desde Economía hicieron referencia al ajuste del gasto, junto con el nuevo hincapié puesto en acelerar la obra pública: “El crecimiento del gasto total en diciembre fue de 52,7% interanual. Es significativo porque ya es una suba similar a la de la prepandemia. En febrero del 2020 el gasto primario había crecido 51,4%. Esto se da gracias a una serie de medidas de armonización de la administración fiscal al escenario macroeconómico. Hacia dentro del gasto se ven algunas líneas con comportamiento más acelerado, lo que tiene que ver con prioridades de política pública. La invrsión de capital, fundamentalmente en aguas potables y alcantarillado, vivienda, transporte, vialidad. A medida que se fueron recuperando niveles de actividad, se pudo ir reactivando esa prioridad en el gasto de capital”.

Si bien en diciembre también hubo una aceleración interanual en las transferencias extraordinarias, entre las que se incluyen pagos de IFE y el ATP, y desde el Gobierno intentaron destacarlo, lo cierto es que esa mejora se dio contra un diciembre del 2019 en el que esos gastos no existían. Respecto a meses como agosto se registró una caída importante en esas cuentas. Bien concreto: en diciembre ambos programas generaron gastos por $11.000 millones. Mucho menos que los $100.000 millones de junio y los más de $70.000 millones de julio y agosto.

El Gobierno apreta el cinturón

Como para comprender que hubo ajuste, cabe destacar que esa diferencia de $90.000 millones entre los gastos de IFE y ATP de junio y los de diciembre, duplica a la obra pública del mismo mes, que fue de $45.756 millones. Ahí estuvo el ajuste y ahí estará a lo largo del 2021, que no tendrá IFE, ni ATP y que sufrirá un recorte real de 7% en el gasto de AUH, de 36% por en la Tarjeta Alimentar y de 16% en el seguro de desempleo.

Para el 2021 el déficit fiscal proyectado por el Gobierno es de 4,5% del PBI. En ese sentido, desde Economía destacaron que, por la continuidad de la pandemia, nuevamente hay una decisión de otorgarse un margen por si hay necesidades extraordinarias a cubrir. Y también es cierto es que se trata de un año electoral. Por lo pronto, el 4,5% luce fácil de lograr, ya que hay solo 2 puntos de diferencia respecto al 2020 y el gasto Covid-19 devengó un 3,5% del PBI a lo largo del año.

En diciembre, las prestaciones sociales cayeron 0,9% real interanual. Y el gasto en salario públicos volvió a registrar una contracción de 2,6% real. 

Dólar hoy: el impacto del rojo fiscal es clave en la devaluación

El rojo fiscal, de $1,7 billones, tuvo un fuerte impacto también sobre la política monetaria del BCRA, al que obligó a hacer envíos mensuales récord al Tesoro. En total, durante el 2020 superaron apenas los $2 billones (7,4% del PBI).

Esa mayor emisión monetaria fue la que terminó impactando sobre las cotizaciones paralelas del dólar, es decir el dólar blue, el Contado Con Liquidación (CCL) y el MEP. Si bien las alzas en los paralelos no tiene impacto directo en la dinámica inflacionaria, sí afecta a las expectativas de devaluación y, por ende, a las de las subas de precios.

La gran preocupación es que, mediante las acciones de cobertura de los actores (como la subfacturación de exportaciones y la sobrefacturación de importaciones), eso puede terminar impactando en el dólar oficial, forzando una mayor devaluación. Con impacto en precios y actividad, incluso superior al de un ajuste fiscal. Por eso el intento del Gobierno de achicar el gasto lo más posible.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión