El Ministerio de Economía fijó con un aumento los nuevos valores en el precio del biodiésel y el bioetanol que se mezclan con combustibles, teniendo en cuenta la situación de emergencia económica que provocó la pandemia, por lo cual se "fraccionó" la actualización con el objetivo de evitar un mayor impacto sobre la nafta y el gasoil en surtidor.

El biodiésel para su mezcla obligatoria con gasoil se fijó en $48.533 por tonelada, para las ventas realizadas desde mañana, lo que representa un aumento de 25,1% respecto de la última actualización realizada en noviembre del año pasado.

El litro el precio de adquisición del bioetanol elaborado a partir de caña de azúcar quedó en $32,789, y el mismo valor para el producido a partir de maíz, ambos para su mezcla obligatoria con nafta.

La suba en los dos tipos de bioetanol representan un aumento de 13,67% y 23,23% respectivamente, en comparación con los precios que regían hasta ahora, establecidos en noviembre del año pasado, y cuentan para las ventas realizadas a partir de mañana.

Economía también determinó que el plazo de pago tanto para el bioetanol como para el biodiesel no podrá exceder, en ningún caso, los 30 días corridos a contar desde la fecha de la factura correspondiente.

La decisión, informada en dos resoluciones de la Secretaría de Energía, explica que los precios deberían regirse por los procedimientos para la determinación del precio del biodiesel y del bioetanol destinados a mezcla, pero esto "traería como consecuencia significativos aumentos en el precio de las naftas en el surtidor" así como "en el precio del gasoil en el surtidor que agravarían aún más" la situación de emergencia social y económica por el Covid-19.

De este modo, "resulta necesario fraccionar la actualización a fin de morigerar su impacto en el contexto macroeconómico actual y en pos de preservar los derechos que asisten a consumidores y usuarios de bienes y servicios".

"Por otra parte corresponde también incorporar alternativas que permitan contemplar el potencial impacto que pudiera generar la variación del tipo de cambio y/o la volatilidad de los precios de algunos insumos que componen la estructura de costos de elaboración" tanto del biodiesel como del bioetanol, "en los plazos de pago de dicho producto por parte de las empresas encargadas de llevar a cabo las mezclas" con el gasoil y las naftas de uso automotor, indican las resoluciones 4/2020 y 5/2020 de la Secretaría de Energía.

El precio del biodiesel debería ser igual al costo del aceite de soja + costo de metanol + costo de mano de obra + resto de costos por 1+ retorno de capital. El costo del bioetanol tendría que ser igual a precio de la tonelada de azúcar x rendimiento fabril x maquila, dividido por el rendimiento de alcohol x factor de anhidración, de acuerdo a las fórmulas establecidas en los procedimientos para calcular sus valores.

La Ley 26.093 dispuso el Régimen de Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles, y la Ley 26.334 aprobó el Régimen de Promoción de la Producción de Bioetanol con el objeto de impulsar la conformación de cadenas de valor entre los productores de caña de azúcar y los ingenios azucareros, y elaborar bioetanol para satisfacer las necesidades de abastecimiento del país.