El Gobierno pondrá en marcha una partida de casi $ 1.500 millones en rescate para el sector turístico en medio de la pandemia de coronavirus. Se enfocaran en mejoras de infraestructura y la protección de un millón de empleos. 

El acuerdo alcanzado anoche en Olivos entre el presidente Alberto Fernández y los empresarios del sector se suman al congelamiento del precio de los alquileres y la imposibilidad de corte de luz, gas y teléfono para más de 5.000 agencias y 17.000 hoteles de todo el país.

En tanto, las entidades del turismo se acoplarán a la postergación o reducción de hasta 95% del pago de las contribuciones patronales durante abril para empleadores que no superen los 60 contratados; la Asignación Compensatoria al Salario para todos los trabajadores en empresas de hasta 100 empleados; la puesta en vigencia del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para compañías con más de 100 trabajadores; la posibilidad de ingresar al sistema integral de prestaciones por desempleo y préstamos a una tasa preferencial del 24% para que las PyMEs puedan afrontar los sueldos de marzo.

Además, la cartera conducida por Matías Lammens relanzará el Fondo de Turismo (FonDeTur), por el que se destinarán 30 millones de pesos para emprendedores que desarrollen "proyectos sostenibles" que favorezcan el empleo. 

En materia de infraestructura, se destinará un porcentaje de la recaudación del impuesto PAIS a obras turísticas dentro del Plan "50 destinos", que ya contabiliza 1.400 millones de pesos, y la habilitación de hasta dos Agentes de Viaje para que puedan compartir estructuras funcionales en un local por un año.

A su vez, se extiende los plazos de todos los trámites que deben cumplir ante la Dirección de Agencias de Viajes hasta el miércoles 15 de abril.