El gobierno de Alberto Fernández continua con la puesta en marcha del nuevo régimen de fomento a las exportaciones anunciado en el primer semestre del año. Con esta nuevo sistema impositivo, las grandes empresas que realicen proyectos de inversión superiores a 100 millones de dólares podrán disponer libremente del 20% de las divisas obtenidas de las ventas al exterior.

A través de la resolución conjunta 4/2021 publicada el miércoles pasado, los ministerios de Economía y de Desarrollo Productivo crearon la Comisión de Evaluación de Proyectos de Inversión, y establecieron una serie de precisiones y definiciones concretas para esta clase de proyectos de inversión con el objetivo "brindar reglas claras y un marcado horizonte de la orientación de desarrollo productivo del régimen".

Uno de los objetivos de estas normas complementarias es determinar que se entiende por una inversión para la exportación, la cual es, según el texto oficial, toda aquella "que implique mejoras en la capacidad exportadora del solicitante, independientemente de que dichas mejoras redunden, además, como resultado, en una mejora de capacidades productivas en el mercado interno".

Características del nuevo Régimen de Fomento para Exportaciones

A comienzos de abril de este año, el Gobierno lanzó el Nuevo Régimen de Fomento de Inversiones para las Exportaciones, que busca dar previsibilidad a la inversión extranjera directa o a la nacional financiada con crédito externo, siempre destinadas a incrementar las ventas externas. 

El beneficio tendrá una duración de 15 años y requiere la presentación de un plan de inversión no menor a los 100 millones de dólares, por lo que apunta en particular a proyectos de las industrias de los hidrocarburos, automotriz, minera, foresto industrial o agroindustrial, principalmente. 

Este nuevo esquema prevé que el 20% de las divisas obtenidas en las exportaciones vinculadas a una nueva inversión serán de libre aplicación, y el tope máximo anual es el equivalente al 25% del monto bruto de divisas ingresadas para el proyecto.

El régimen se aplica a nuevos proyectos o a iniciativas ya establecidas que busquen ampliar su capacidad productiva a fin de exportar. Estas deben incluir la incorporación de maquinaria, tecnología o ampliación de planta que impacte en un cambio de escala productiva, y una mejora tecnológica que incremente la productividad de la empresa.

La presentación de proyectos de inversión deberá realizarse ante la nueva Comisión de Evaluación de Proyectos de Inversión. La resolución excluye de este tipo de inversiones a las colocaciones financieras o de portafolio; a la fusión o adquisición de empresas; o a la compra de cuotas o acciones o participaciones societarias. Mientras que, en el caso de empresas extranjeras sin actividad en Argentina, una vez aprobado el proyecto de inversión, deberán radicarse en el país