El Gobierno salió a responderle a los bonistas luego de un nuevo rechazo conjunto hoy por parte de los acreedores a la propuesta de reestructuración argentina, a tan sólo 4 días del vencimiento del plazo de la oferta de canje.

A través de un comunicado, desde el Ministerio de Economía afirmaron sentirse "decepcionados" con la respuesta de los fondos y los llamaron a utilizar el "sentido común" para acercar propuestas que permitan llegar a un punto de encuentro. 

Hoy por la mañana, los principales acreedores de la deuda argentina ratificaron su rechazo a la oferta presentada por el Gobierno. "Cada uno de los tres grupos de tenedores de bonos y las instituciones que representan, junto con varios otros inversores, desean reiterar y dejar en claro que no pueden respaldar la oferta de intercambio recientemente anunciada, y no entregarán sus bonos en dicha oferta", señalaron en un comunicado. Se trata de los comités Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, Comité de Acreedores de Argentina y Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Cambio de Argentina, que representan a cerca del 80% de los tenedores de bonos en dólares de nuestro país.

La respuesta del Gobierno no tardó en llegar. "El Gobierno de Argentina ha revisado y está decepcionado con la declaración del día de hoy por parte de tres grupos de acreedores. Mucho puede cambiar en el transcurso de una semana. Tenemos la esperanza de que nuestros acreedores reconozcan que, especialmente a raíz de la crisis del COVID-19, Argentina no puede pagar más", arranca el comunicado del Ministerio de Economía.

"Hemos publicado nuestro análisis de sostenibilidad de la deuda y se encuentra alineado con el del Fondo Monetario Internacional. Si los tenedores de bonos tienen un enfoque diferente que se adecúe a esas limitaciones, deberían presentar una propuesta específica. El Gobierno argentino permanece dispuesto a escuchar y tratar de encontrar un denominador común. Pero cualquier propuesta debe pasar primero la prueba del sentido común", concluye, dejando la puerta abierta a una extansión de los plazos de negociación.

En el documento conjunto publicado hoy, los acreedores argumentan que la oferta argentina implica que sus acreedores "sufran pérdidas desproporcionadas que no son justificadas ni necesarias".