El Gobierno presentó formalmente una nueva prórroga para que los acreedores acepten la propuesta de reestructuración de deuda, hasta el 19 de junio, al tiempo que se alargaron hasta el próximo martes los acuerdos de confidencialidad con los tenedores.

Así lo informó el ministerio de Economía mediante un comunicado, en el que aclara que se enviarán los documentos a la Security and Exchange Comission (SEC) estadounidense.

Así, a partir de ahora los bonistas tendrán plazo hasta el viernes próximo para cerrar un acuerdo con la Argentina, mientras la cartera de Martín Guzmán prepara una mejora en la oferta, la cual podría incorporar un "endulzante" como un cupón atado a las exportaciones.

La extensión fue anunciada como consecuencia del vencimiento previsto para hoy a las 18 horas, mientras continúan las negociaciones con los diferentes fondos de inversión.

En ese marco, Guzmán adelantó que los acuerdos de confidencialidad firmados en el marco de las negociaciones para reestructurar la deuda emitida bajo ley extranjera se extenderán hasta el martes de la semana próxima, de modo que “las conversaciones con los acreedores continuarán también hasta esa fecha”.

Se extiende la fecha de cierre de la oferta para poder enmendarla luego del martes, al finalizar los acuerdos de confidencialidad”, precisó el titular del Palacio de Hacienda.

"Desde la extensión anterior de la Invitación, la República continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes a la Invitación y recibió comentarios de inversores, así como también otras sugerencias sobre los diferentes caminos para mejorar los cobros", reza el comunicado del Palacio de Hacienda.

El parte de prensa asegura que el Gobierno "se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, al mismo tiempo que preserva sus objetivos de sostenibilidad de la deuda".

"Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, mitigando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina, las cuales fueron creadas por la actual carga de deuda, y reencauzando la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo", plantea el documento dado a conocer hoy.

"Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa", concluyó Economía.