El Gobierno nacional pagará tres cuartos de los sueldos de los empleados de IMPSA durante cuatro meses, a partir de la adhesión de la empresa mendocina a un programa oficial destinado a salvar a compañías estratégicas nacionales.

La tradicional firma de los Pescarmona -que hoy posee solo el 35%- fue la primera en sumarse al Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos (PAEERP), después de haber logrado reperfilar su deuda financiera y comercial, operación que se completará con una posterior salida a la Bolsa.

"Por medio de este programa, creado a través de la Resolución 551/2020 del Ministerio de Desarrollo Productivo y destinado a compañías que inicien un proceso de reestructuración de sus deudas, el Gobierno Nacional pagará el 75% de los salarios de los trabajadores de la empresa. El programa tiene una duración de cuatro meses y en el caso de IMPSA el primer desembolso será para abonar los salarios de diciembre", informó la cartera conducida por Matías Kulfas mediante un comunicado.

En ese sentido, el funcionario se reunió hoy con el gobernador mendocino Rodolfo Suárez y el titular de la Unión Obrera Metalúrgica ( UOM), Antonio Caló, para comunicarles la decisión, con la que buscan mantener los 700 puestos de trabajo directos y los miles indirectos que dependen de esa compañía.

“IMPSA junto a INVAP es una de las mayores empresas tecnológicas de nuestro país. Es la empresa latinoamericana que ha instalado más centrales de energía eólica y de energía hidroeléctrica en la región y el mundo. Sus laboratorios en Mendoza para hacer ensayos en escala de turbinas hidroeléctricas son únicos en el mundo”, destacó Kulfas.

El PAEERP está dirigido a las empresas o cooperativas que requieran reestructurar sus pasivos para lograr viabilidad económica y financiera y que presenten proyectos para recibir una asistencia económica mensual no reembolsable durante un plazo máximo de cuatro meses.

El monto estará sujeto a la existencia de cupo presupuestario en el Programa y condicionado al avance mensual del proyecto aprobado y al cumplimiento de todas las obligaciones y condiciones generales. Los proyectos deben estar alineados con los objetivos del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP), mencionados en el Decreto 606/2014.

"Nos encaminamos a completar el plan de recomposición del capital de trabajo de la compañía dejando la compañía financieramente fortalecida para volver a competir en los mercados del mundo", señaló por su parte el CEO de IMPSA, Juan Carlos Fernández, que participó de manera virtual.

El directivo de la firma remarcó que hoy comenzó el cambio de la primera de las seis turbinas de Yacyretá.