El Gobierno podría pagarle en las próximas semanas una multimillonaria suma a dos fondos buitres que no ingresaron a la reestructuración de 2005-2010. Este jueves, la jueza del distrito sur de Nueva York, Loretta Preska, sucesora del fallecido Thomas Griesa, ordenó a los abogados del Ejecutivo y a los holdouts Attestor y Trinity que se reúnan para definir la cifra correspondiente a siete litigios iniciados entre 2014 y 2016 luego de que Griesa fallara en contra de Argentina.

Attestor y Trinity presentaron sus bonos como prueba de que son "titulares legítimos" y reclaman una suma de USD230 millones, con intereses punitorios del 9% anual. El estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que representa al Estado argentino en EE.UU., envió una carta a Preska en la que aceptan el pago de las sentencias aunque objetan la legitimidad de uno de los títulos y plantean diferencias respecto de los intereses, pero no detalla cuáles. Esto abre un diferendo sobre el monto, que la jueza ordena resolver.

La presentación de los abogados de Argentina evidencia, según especialistas, que existe un consentimiento oficial a pagar esa deuda. Fuentes oficiales evitaron referirse al tema.

"No creo que Cleary..., que es un estudio importante, sea tan irresponsable de mandar esta carta sin antes haberlo confirmado con el Gobierno. Asumo que si el Presidente no sabe, se lo van a decir pronto", le dijo a BAE Negocios, Sebastián Maril, director de Research for Traders.