El presidente Alberto Fernández encabezó este viernes la primera reunión con el equipo encargado de la relación con los Estados Unidos y organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), y tendrá la tarea de diseñar la estrategia a seguir en materia de renegociación de la deuda externa.

El presidente aseguró además que "está todo bien, todo encaminado", pero declinó dar más detalles porque "es una negociación y por lo tanto hay poco para hablar". Sin embargo, desde el Fondo aseguraron que están dispuestos a reunirse con las autoridades "cuando mejor les convenga." "Todavía no tenemos fechas ni modalidad para una misión", detallaron.

Tras el respaldo del director del Departamento del hemisferio Occidental, Alejandro Werner, a la política económica del gobierno, el jefe de Estado dijo que las últimas medidas tomadas como la Ley de Solidaridad "marcan una dirección positiva".

"Estamos viendo, está todo bien, todo encaminado. Es una negociación y por lo tanto hay poco para hablar", indicó Fernández.

En esa línea, el presidente presentó la designación de Jorge Argello como embajador de Argentina en los Estados Unidos, mientras que el diplomático será además el sherpa argentino ante el G20.

El presidente encabezó en la Casa Rosada la primera reunión de trabajo del equipo responsable de coordinar las políticas y acciones en la relación con el gobierno de Estados Unidos y con los organismos multilaterales y regionales.

Fernández formalizó así un equipo de trabajo permanente en Washington con la misión de coordinar las políticas y acciones en la relación con el gobierno estadounidense y con las instituciones multilaterales y regionales con sede en ese país: FMI, Banco Mundial, BID, ONU y OEA.

Apenas un par de horas después de la designación del equipo, el Fondo emitió un comunicado en el que informó, "respondiendo a muchas de sus preguntas sobre una eventual misión del FMI a Buenos Aires, quisiéramos aclarar que no hay novedades con respecto a lo que hemos dicho hace algunos días". Y reiteró: "Estamos dispuestos a reunirnos con las autoridades cuando mejor les convenga. Todavía no tenemos fechas ni modalidad para una misión".

Por el lado argentino, se informó que la coordinación en Washington quedará a cargo de la embajada argentina.

Fernández convocó a la primera reunión al embajador Argello y a los funcionarios designados en los organismos multilaterales de crédito:

  • Sergio Chodos, director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI
  • Cecilia Nahón, directora Ejecutiva Alterna por Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Bolivia y Paraguay en la Junta Directiva del Banco Mundial.
  • Guillermo Francos, director Ejecutivo por Argentina y Haití en la Junta Directiva del BID.

Además de los nombrados, participaron del encuentro el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Beliz.

Los funcionarios repasaron el estado de la relación bilateral con Estados Unidos; la estrategia a seguir en materia de renegociación de la deuda externa; y la situación de la cartera de Argentina en los bancos multilaterales.

También analizaron la agenda 2020 en la OEA y en la ONU; y el plan de trabajo de la Argentina camino a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G20 a realizarse en noviembre en Riad, Arabia Saudita.

El pliego del embajador Argello ya cuenta con el placet concedido por la Casa Blanca y será enviado en los próximos días al Senado de la Nación.

El primer mes de Guzmán

El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó que "cada decisión tomada durante este último mes" de Gobierno ha sido en pos de "tranquilizar a la economía y poner a Argentina de pie". "Nuestro compromiso es con todas y todos, empezando por los sectores más vulnerables para llegar al conjunto de la sociedad”, dijo el funcionario a través de la red social Twitter.

Guzmán destacó que “el primer gran paso para tranquilizar la economía fue la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, discutida y aprobada en el Congreso. Esta ley nos brinda herramientas necesarias para frenar la caída, al mismo tiempo que protegemos a quienes peor lo están pasando”.

A lo largo de este mes, el Gobierno aumentó las retenciones a las exportaciones del sector agropecuario, aplicó un impuesto del 30% para la compra de dólares por parte de particulares, y generó una serie de medidas tendientes a mejorar las cuentas fiscales, junto a la moratoria para aliviar la situación de las pequeñas y medianas empresas.

Además de estas medidas "estamos trabajando sin pausa para resolver la crisis de deuda pública externa, consecuencia del fracaso de un modelo irresponsable que no funcionó en ningún país del mundo y que nos dejó rehenes de los mercados financieros internacionales", aseguró el ministro.

"Hoy se cumple un mes del inicio de una nueva etapa para nuestra Nación, donde las prioridades cambiaron. La tarea que me encomendó el Presidente @alferdez (Alberto Fernández) es trabajar para resolver la profunda crisis económica y social en la que se ha sumergido a nuestro país".

Guzmán apuntó a que "el deterioro en los últimos años ha sido dramático. La deuda pública externa creció de forma brutal mientras que la actividad económica entró en caída libre. La tasa de desempleo superó los dos dígitos y crecieron fuertemente la pobreza y la indigencia".