El Gobierno sale al rescate de las obras sociales y aseguradores de salud: destina $3.150 millones para compensar la caída de la recaudación sufrida en abril, y adelantar reintegros. La decisión fue publicada hoy en el Boletín Oficial en pos de "prevenir efectos negativos y garantizar el adecuado servicio de los sanatorios".

Respecto a esta medida que adoptó la Casa Rosada la CGT había alertado sobre la "situación de riesgo" del esquema de salud, del cual depende la atención de millones de personas en el país, al mismo tiempo que ponía sus complejos hoteleros sindicales al servicio de lo demandara el Estado para la atención de afectados o personas en riesgo por el Covid-19.

A través de las resoluciones 465 y 466 oficializadas este miércoles, la Superintendencia de Servicios de Salud "compensará" la diferencia de recaudación de los agentes del seguro salud producida en abril respecto de marzo, por un total de $ 1.280 millones; que se sumará a un fondo de $ 1.864 millones destinado a 255 obras sociales, "provenientes del Fondo Solidario de Redistribución".

"Otorgese apoyo financiero de excepción a los agentes del seguro de salud que hubieran sufrido una caída en la recaudación en abril en relación con marzo, y así garantizar el adecuado funcionamiento de los servicios de salud durante la vigencia de la pandemia de coronavirus, así como el pago en tiempo y forma a los prestadores para la continuidad de la atención de los beneficiarios", detalla el texto oficial. 

De esta forma, la suma total trepa a $ 1.279.818.836,91 que se distribuirán entre 160 obras sociales, como resultante de la diferencia entre la suma de recursos percibidos por aportes y contribuciones durante abril, y la recaudación percibida en marzo.


En tanto, la resolución 466 publicada en el Boletín Oficial se acopla a al primer salvataje otorgado a principio de mayo por $ 4.000 millones y que también tenían como destinatario a las obras sociales.

“Resulta necesario adoptar medidas adecuadas con el objeto de prevenir tales efectos y garantizar el adecuado servicio de los sanatorios, clínicas y demás prestadores de salud que atienden a los beneficiarios de la seguridad social durante la pandemia causada por el coronavirus”, detalla el nueva reglamentación. 

Así, la normativa vuelve a aplicar el procedimiento de pago a cuenta a estos agentes, con saldos pendientes, y otorga $ 1.863.965.116 en concepto de adelanto de fondos del Sistema Único de Reintegros (SUR).

La Superintendencia destacó que a partir de la emergencia sanitaria “se produjo una limitación en la circulación de las personas, con el consecuente impacto en la economía, afectando a las empresas, a las actividades independientes y al empleo”, por lo que "el pago será imputado como adelanto de fondos de las solicitudes presentadas por los agentes, pendientes de cancelación al día de la fecha y aquellas que se presenten en el futuro".

En este marco, afirmó que “la situación descripta amenaza la cadena de pagos del sistema de salud, en momentos en los que este sector resulta clave para minimizar los impactos de la pandemia y brindar la debida atención de sus beneficiarios”.

Alarma latente

Además de la cuestión vinculada a los fondos de obras sociales, con la merma de aportes patronales, en la CGT se mantiene la preocupación por el no pago de los montos que las empresas deben oblar respecto a los sindicatos. En efecto, semanas atrás fue el sindicato de Mercantiles que lidera Armando Cavalieri que comunicó esta situación a los trabajadores que se desempeñan en la estructura sindical de Comercio respecto a la demora de acreditación de sueldos.

No es secreto que la baja de recaudación tributaria, también se extiende a todas las obligaciones de los empleadores y en alto impacto estalla sobre el sistema de obras sociales y los salarios del personal que se desempeña en las organizaciones para la atención de los afiliados.

Con la medida publicada en el Boletín Oficial, el Ejecutivo Nacional transita el "paso a paso" de atender las demandas que le acercó, en su alineamiento expresó, la CGT desde diciembre. De hecho, jornadas atrás, uno de los titulares de Azopardo Héctor Daer manifestó que "con satisfacción la CGT remarca que se han tomado medidas inéditas" en el escenario del Covid-19.

Antes de aquellas palabras hubo algún chispazo entre la cúpula cegetista y funcionarios del Gabinete Nacional, cuestiones que parecen haberse superado a la luz de los hechos.