El viceministro de Economía, Haroldo Montagu, destacó que el IFE logró llegar a un sector de la población al que el Estado no había llegado nunca e incluso sobre el cual no se tenía información. Afirmó que la cartera encabezada por Martín Guzmán tuvo centralidad en la creación de los instrumentos oficiales para moderar el impacto de la crisis sobre los ingresos de los hogares y empresas y aseguró que ninguna medida se aleja de la consistencia macro.

Montagu declaró estar conforme con la implementación del IFE y afirmó: "Para el Estado, el IFE implicó llegar a un lugar de la población sobre el que no se conocía, no se había llegado nunca, no se tenían datos. Fue muy fuerte. El 20 de marzo se anunció el ASPO y el 27 la preincripción al IFE. Con el estado que arrastrábamos, la situación social que queríamos que no se deteriorara y la necesidad de llegar en forma certera a esos sectores".

"Fue importante la decisión de llegar rápido y bien. Generó cuestiones de implementación pero que fueron saldadas de manera exitosa. Estoy muy contento con los resultados del IFE", señaló.

El IFE tiene 8.900.000 beneficiarios, por un monto de $10.000. Hasta el momento se ejecutaron dos rondas (por $177.000 millones) y ya se anunció una tercera (por $89.000 millones adicionales).

Tal como destacó un informe publicado ayer por el Centro de Estudios para la Producción (CEP), el impacto del IFE fue particularmente profundo en el norte del país, donde las tasas de informalidad e inactividad en la población adulta son sensiblemente mayores que en el resto del territorio. Las dos rondas del IFE implicaron, en el NOA y en el NEA, una transferencia cercana a los $5.000 per cápita, cuando en el promedio del país dicha cifra es de $3.896.

Desde el CEP destacaron: "Es posible que parte de la recuperación del consumo de cemento en el norte del país esté asociada a que, en esa región, el IFE –en conjunto con la flexibilización de la cuarentena– permitió recomponer el ingreso de los hogares y, con ello, realizar mejoras en la vivienda propia. En efecto, existe una importante correlación entre los montos de IFE per cápita recibido por cada provincia y el desempeño del consumo provincial de cemento en mayo. Un dato adicional que apoya esta hipótesis es que el costo de vida es menor en el norte del país (por ejemplo, la canasta básica alimentaria es 13% y 10% más económica en el NEA y el NOA respectivamente que en el AMBA, según datos tomados de INDEC correspondientes a diciembre de 2019), de modo que los $10.000 del IFE tienen un poder de compra mayor que en el resto del país, lo que libera recursos para gastos no alimentarios".

En esa línea, Montagu destacó en declaraciones al programa Sur Desarrollo, de Radio Nacional: "Administrar la emergencia de la economía en esta crisis requiere una destreza que implica implementar políticas que van por el lado de los más vulnerados, ya venían vulnerados en los últimos años y nos obligó a focalizar y generar nuevas medidas para contenerlos. A la población y al sector productivo. Fue necesario salir y pensar medidas eficaces que lleguen rápido a esos sectores".

Además, el secretario de Política Económica se refirió a la posible continuidad mediante un ingreso ciudadano: "En el mundo hubo distintos experimentos y pruebas piloto con un diferente nivel de éxito. En Argentina ya existen ingresos básicos garantizados a distintos sectores de la población. Hay una AUH para niños y niñas. Lo mismo con adultos mayores, la jubilación es casi universal, llega casi al 100%. Cuando hablamos de ingreso universal tenemos que tener en cuenta esta historia primero. Y la situación que estamos viviendo. Si es atado al trabajo, pensemos si es universal o estamos implementando una asistencia al trabajo".

Acerca de las críticas referidas a que el Ministerio de Economía viene siendo apenas el "ministerio de la deuda", afirmó: "El Ministerio de Economía ha tenido un rol central en muchas de las políticas que se llevaron a cabo a partir de la pandemia, con una erogación de recursos más que importantes. Es el ministerio de todas las deudas que tiene Argentina y que los argentinos están sufriendo. Vino a hacerse cargo de todas esas deudas: los niveles de pobreza, la desigualdad, la falta de crecimiento, de generación de empleo. Y también la externa".