El Indec publicará hoy a las 16 un dato clave: la desocupación del segundo trimestre, el peor en términos de actividad económica desde que se tienen registros. Con una destrucción de 292.000 empleos registrados a lo largo de la pandemia, se espera que la tasa haya subido en forma significativa. Para la totalidad del 2020 se proyecta un nivel de desempleo promedio en torno al 13%, lo que representaría el peor desempeño del mercado laboral desde el 2004, al comienzo de la recuperación de la convertibilidad.

En esa misma línea se mostró el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien proyectó ayer que el número de la desocupación habría trepado 2,5 puntos a lo largo del segundo trimestre. Cabe destacar en ese sentido que tanto en el primer trimestre del 2020, como en el segundo del 2019, la tasa rondó el 10,5% (fue de 10,4% y de 10,6%, respectivamente).

La pandemia golpeó con fuerza en el empleo, pese a que el Gobierno impuso límites a los despidos y se intentó amortiguarlos, mediante el acuerdo empresario-sindical, para permitir suspensiones con rebajas del 25% en los salarios nominales. Entre febrero, tres días antes del primer contagio del coronavirus, y junio, se registró una contracción de 292.000 puestos de trabajo registrados. Pero además, en la comparación interanual la destrucción de empleos de calidad fue de 344.000 puestos.

Ese número no toma en cuenta la caída del empleo no formal. El dato es clave en un contexto distinto a las típicas crisis, en las que el trabajo informal funciona como mecanismo de ajuste. Suele subir cuando el formal baja. Sin embargo, en pandemia ese mecanismo se vio debilitado, tal como afirmó la investigadora del Conicet Roxana Maurizio en una conferencia reciente.