Si bien hay discrepancias acerca de cuánto acelerará la inflación en lo que queda del año (y más allá), sobre lo que no hay dudas es sobre que esa aceleración ocurrirá. Ya para agosto se espera un IPC por encima del 2,5%, aunque por debajo del 3% proyectado inicialmente. Lo curioso del caso es que en este caso el propio director del Indec, Marco Lavagna, reconoció que la inflación ya aceleró en agosto. El dato oficial de agosto se publica el miércoles 16.

Aunque el Indec no realiza proyecciones, Lavagna afirmó: " El indicador viene un poquito más alto. Acordémonos de que hacia finales del mes anterior se aprobó un aumento de Precios Máximos. Ese incremento pegó en la última semana de julio y pega de lleno en agosto".

Efectivamente, tal como adelantó BAE Negocios en base a las mediciones de los privados, la inflación aceleró en agosto, aunque algo menos de lo esperado en la previa (desde la city esperaban 3%). Y, tal como afirmó Lavagna, una buena parte de esa aceleración se debió al aumento de hasta 4,5% autorizado por la Secretaría de Comercio, sobre los Precios Máximos.

La medida, publicada el 15 de julio, incluyó incrementos de 3% para lácteos y frescos y para conservas, dulces, endulzantes y encurtidos; de 4% para harinas, fideos, galletitas y panificados; también para bebidas, aceites y arroz y legumbres; de 2,5% para productos de limpieza del hogar y alimentos congelados; de 3,5% para productos de cuidado personal;  de 2% para sopas, caldos, puré, aderezos, condimentos y snacks y para alimentos para mascotas; y de 4,5% para infusiones.

De la mano de esas subas, tal como destaco la consultora Ecolatina y ahora corroboró Lavagna en declaraciones al programa Ruleta Rusa, que conduce Nancy Pazos por la Rock And Pop, se registró una aceleración en el precio de los alimentos.

Con todo, desde Ecolatina destacaron que esas subas se fueron aplacando hacia el cierre del mes: "El capítulo  Alimentos y bebidas creció 2,6% en agosto, acelerándose 0,3 punto respecto a julio y ubicándose 48,6% por encima del mismo mes del año anterior. Cabe destacar que la autorización de incrementos de los Precios Máximos impactó en los precios de los alimentos durante la primera quincena de agosto, cuando aproximadamente el 90% de los productos relevados mostraron incrementos. Dicha dinámica se redujo en la segunda quincena del mes, dejando en evidencia que el impacto de la autorización sobre los precios fue de carácter transitorio".

Pese a que la expectativa inflacionaria marca que habrá una aceleración en el cierre del año, en lo que hay coincidencia es en que, por la recesión y la política de control de precios relativos oficial, que mantiene un lento crawling peg sobre el dólar hoy y el congelamiento de tarifas, el 2020 estará por debajo del 40%. A eso se le suma una caída del salario real de 4,4% en el segundo trimestre (en el año aumentaron 0,5% por el incremento de 5,2% prepandemia; pero eso se revertirá y se espera una contracción al finalizar el 2020).

La suba, de hecho, ocurrirá en la medida en que el Gobierno vaya realizando descongelamientos para acompañar la suba de costos que sufrieron aquellas empresas cuyos precios sufrieron un férreo control y en la medida en que la apertura de la cuarentena vaya reactivando el consumo.  Precios Máximos podría seguir aumentando en el último trimestre, ya hubo un primer descongelamiento de combustibles. Eso en el marco de unas paritarias que buscarían recuperar lo perdido y un precio del dólar que sufre las presiones de la brecha cambiaria, más allá del alivio monetario de julio y agosto gracias a las licitaciones exitosas en pesos del Tesoro y el achicamiento del déficit fiscal.

Por caso, según el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que publica todos los meses el BCRA a partir de una encuesta realizada principalmente entre consultoras y bancos de la city, el año terminará con una de 37,8%. Eso implicará una desaceleración de 16 puntos tras el récord histórico de 2019, que marcó un IPC de 53,8%, el más alto desde 1991, a la salida de la híper. Eso sin contar el récord anterior, también batido por la gestión Cambiemos, en 2018, cuando la inflación trepó hasta 47,6%. 

Las expectativas informadas por el REM vienen bajando mes a mes. Las consultoras arrancaron previendo un shock inflacionario de la mano de la elección del nuevo gobierno, en un principio, y de la emisión monetaria pandémica, después. Y luego fueron recortando.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Economistas advierten por la posibilidad de una devaluación sin ventajas

Economistas responden: ¿tendría sentido devaluar?

AUH, Tarjeta Alimentar y Desempleo en el Presupuesto 2021: sin IFE y ATP, habrá una caída de 14% real en el gasto social

Presupuesto 2021: sin IFE y ATP, habrá caída de 14% real en el gasto social

La economía anotó su cuarto mes consecutivo de recuperación

La economía anotó su cuarto mes consecutivo de recuperación

El superávit comercial se desplomó 60% en septiembre

El superávit comercial se desplomó 60% en septiembre

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja

Esfuerzo anticrisis: volvió a crecer el rojo primario

Esfuerzo anticrisis: volvió a crecer el rojo primario

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

La aceleración comienza a materializarse en octubre y el IPC tiene piso de 3%

Comienza a materializarse la aceleración