En el primer semestre del 2021, y pese al impacto de la segunda ola, la actividad económica acumuló un incremento de 1,2%. Para el segundo semestre se espera una continuidad en ese ritmo alcista y a paso cansino, aunque el tercer trimestre, que ya está en curso, podría mostrar una mejora sustancial respecto al segundo trimestre. Alcanzaría el 2% y más tarde la recuperación se moderaría un poco más, sobre el cierre del año. Junio fue el fin de una racha de cuatro meses de caída.

El Indec publicó el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) de junio, que mostró una mejora de 2,5% respecto a un mayo en el que la segunda ola hizo pico. La actividad sigue 2,2% por debajo de los niveles de febrero del 2020, justo antes de que llegara al país la pandemia. También está 2,1% abajo de junio del 2019. Luego de tres años de bruta recesión, el PBI opera a niveles de abril del 2010, tal como destacó la consultora LCG.

Para colmo, en los primeros cinco meses del 2021 la dinámica continuó en la senda negativa, incluso desde antes de que llegara a segunda ola de contagios. La buena noticia es que en junio se cambió el signo y se interrumpió una racha de cuatro meses de puras contracciones en la producción. El ajuste fiscal no ayudó en el primer semestre pero la dinámica sería otra desde el gasto, teniendo en cuenta el escenario electoral.

La industria, el comercio y la construcción, sectores que sufrieron mucho con las crisis cambiarias de 2018 y 2019, y con la pandemia en el 2020, son a la vez los rubros que vienen traccionando la incipiente recuperación.

La discusión hacia adelante es si continuará la dinámica de recuperación o si se trató solamente de un efecto temporal provocado por el fin de las restricciones más duras. Para la consultora Ecolatina el tercer trimestre del año mostrará más dinamismo, con una interesante mejora de alrededor de 2% respecto al trimestre previo.

Afirmaron: “Prevemos una recuperación del orden del 2% desestacionalizado en el tercer trimestre. Esto será consecuencia de una economía más 'normal', producto de menores restricciones y el avance de la campaña de vacunación, que se combinará el push electoral y la apuesta a planchar el dólar y continuar el congelamiento tarifario para desacelerar la inflación por debajo del 3% mensual”.

Y agregaron: “Así, habrá unos meses de tregua al poder adquisitivo, a la que se le sumarán diversos estímulos asociados al financiamiento, como el Ahora 12, favorables condiciones crediticias para determinados grupos, como los monotributistas, y bonos para jubilados y perceptores de asignaciones”.

Coincidieron desde ACM: “De cara a los próximos meses, esperamos que el mes de julio sea un mes bisagra, en donde pueda dejar atrás la caída de la actividad, asociada a los efectos de la segunda ola, y así, poder dar comienzo a un nuevo reinicio de la actividad”.

Hasta acá, la dinámica fue compleja. El primer trimestre del año terminó con una mejora de 2,5% libre de estacionalidad respecto al último trimestre del 2020. Luego, en el segundo trimestre del año hubo una caída de 1,6%. A eso le seguiría el 2% del tercer trimestre esperado por Ecolatina. Si se cumple esa proyección, que incluye una moderación del rebote luego de las elecciones, el año terminará con una mejora en torno a 3%, si se toma en cuenta la comparación de diciembre del 2021 contra el mismo mes del año pasado.

Para el consenso de la city relevado por el BCRA, esa mejora en la comparación punta a punta será más moderada y en torno al 1,6%, con sendos crecimientos de 0,4% y 0,3% en el tercer y cuarto trimestre. Para algunos analistas el rebote de junio es temporal y no habrá mayores cambios, ya que las paritarias buscarán mejoras pero encontrarán salarios muy deprimidos y una inflación aflojando apenas en el margen, con el panorama electoral desincentivando las decisiones de inversión y consumo. Tal escenario planteó la consultora LCG.

Cabe destacar que la diferencia entre esos números y el alrededor de 7% de crecimiento al que apuntan los analistas para el 2021 (el Gobierno ya redobló la apuesta y plantea un 8%) es por el tipo de cálculo con el que se realiza. Por un lado se habla de una comparación del promedio anual del año corriente contra el promedio anual del 2020. En ese sentido hay que tener en cuenta que en el 2020 la recuperación se concentró en los últimos meses, lo que dejó un arrastre estadístico de 5,7%. Es decir que, si la actividad se mantuviera planchada durante todo el 2021, de cualquier forma se crecería 5,7%. Ese piso de crecimiento viene de regalo. Por el otro lado, se habla de la mencionada comparación punta a punta: diciembre versus diciembre.

En terminos de promedios anuales, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ya le apuntó a un crecimiento de 8%, la estimación de Ecolatina deja implicita una mejora de al menos 7,4% en 2021, para el consenso de la city será de 6,8% y cabe destacar que eso está 1 punto por arriba de lo que esperaban en junio. Para LCG será de entre 6,5% y 7%.

Desde Cifra-CTA destacaron: “Los sectores que motorizaron la recuperación económica fueron la industria, la construcción y el comercio”. El dato tiene dos lecturas positivas, a primera vista: por un lado, el tándem construcción-industria muestra cómo la inversión viene liderando; por otro, tal como destacó Ecolatina, el par industria-comercio “representa una buena noticia en términos de generación de empleo y el importante peso que tienen sobre la actividad económica, ya que conjuntamente representan más de un tercio del PBI”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Récord del BCRA: en septiembre superó los USD 3.000 millones de compra de reservas

Al Central le llovieron dólares del campo

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

PBI superó lo esperado pero consumo e inversión ya muestran frenos

Todos los factores de la demanda afectarán a la producción

Con megatasa, el Tesoro consiguió una extraordinaria renovación de vencimientos

Tras la segunda vuelta, Finanzas redondeó otra licitación exitosa

El BCRA subió la tasa al 6,2% y sigue por debajo del ritmo de la devaluación

La tasa sigue corriendo por detrás de otros precios relativos clave

El BCRA deberá ajustar la tasa pero el riesgo es una espiralización

El Directorio tomará una decisión en la tarde del jueves

El uso de maquinarias industriales desaceleró su dinámica en julio

El uso de maquinarias industriales desaceleró su dinámica en julio

Se disparó la emisión por intereses de Leliq pero la tasa se atrasó respecto al dólar

Se espera que el BCRA corrija esta semana

Con empleo en alza y salario en baja, el consumo dio señales negativas

O emprego industrial no Paraná expandiu 2% em marco, em comparacão ao mesmo mes do ano passado, enquanto a media nacional registrou queda de 0,6%.Foto: Gilson Abreu/FIEP

La actividad pisó el freno en julio y hubo un parate en la inversión

La actividad pisó el freno en julio y hubo un parate en la inversión