El consumo en supermercados marcó en octubre su tercera baja interanual seguida, con un retroceso del 2,2%, que se contrapuso con el avance registrado en el segmento mayorista del 4%, de acuerdo a cifras del Indec dadas a conocer hoy.

Según el ente estadístico, en los grandes centros de compras las ventas a precios corrientes llegaron a $89.300 millones, un 34,5% más en relación al mismo período del año pasado. Descontando la inflación, el monto equivale a unos $24.000 millones que implican una baja del 2,2% frente al mismo mes de 2019.

En septiembre, el consumo en estos establecimientos había marcado una contracción del 2,3% y en agosto, del 5,6%. Los datos contrastan con la mejora sostenida que venían mostrando las grandes cadenas hasta mitad de año, un reflejo del “stockeo” de las familias por la cuarentena que dejó al sector como uno de los menos afectados por la crisis del coronavirus, a diferencia de los servicios de esparcimiento o la construcción.

Por el contrario, en el segmento mayorista se observa un crecimiento sostenido desde hace más de un año, con ventas que en octubre fueron un 4% superiores a las de igual lapso del año pasado.

En cuanto al canal que utilizaron los consumidores para comprar, en los supermercados la vía digital equivale al 5%, con un salto del 290% en relación a un año atrás, mientras que en el mayorista se hundió 63,6% interanual.

“Las jurisdicciones donde se registraron las subas más importantes de las ventas totales a precios corrientes fueron: Formosa, 47,1%; La Pampa, 43,1%; Jujuy, 41,1%; Entre Ríos, 40,9%; y Misiones, 38,5%”, detalló el ente estadístico.

El medio de pago más utilizado fue la tarjeta de crédito, con un ascenso del 36,8%, hasta llegar al 37,4% de las ventas totales, en tanto que en segundo lugar (30,6%) se ubicó el efectivo, con un avance del 25%. Por su parte, el 26,4% se realizó por medio de tarjeta de débito, con una variación positiva del 32,3% interanual.

Shoppings no recuperan

En ese sentido, el Indec también dio a conocer el volumen de ventas en los principales centros de compras del país, el cual retrocedió un 68% en relación a octubre de 2019, lo que si bien marca una baja abrupta, también refleja una desaceleración frente a las caídas de entre 81% y 98% que registraron entre marzo y septiembre, mes a partir del cual volvieron a abrir sus puertas para el Día de la Madre.

Medida a precios corrientes, en la Ciudad de Buenos Aires la disminución en las ventas fue del 51,6%, mientras en el GBA llegó al 80%.