El consumo terminó el 2020 dando buenas señales, aunque el dato más importante lo publicará el Indec este miércoles. Lo que se sabe por ahora es que los supermercados terminaron el año vendiendo 2,6% más que lo que facturaron durante el último mes del 2019, sobre el cierre de la gestión Cambiemos. Por su parte, los shoppings siguieron registrando una contracción importante, de 32,7% interanual, por las restricciones que siguió imponiendo la pandemia, pero ese magro resultado implicó una mejora respecto al mes previo.

Estos números fueron publicados por el Indec a través de los informes de las encuestas de  Supermercados y Centros de Compras, correspondientes a diciembre. Los supermercados lograron revertir, de esa forma, una racha de cuatro meses consecutivos de puras caídas interanuales. Tras un buen desempeño al inicio de la cuarentena, cuando los hogares recurrieron a stockearse, luego el resto del año fue de contracción en las ventas.

Por el lado de los shoppings, todavía están lejos de recuperar los niveles prepandémicos pero, mes a mes, se siguen registrando mejoras. O, mejor dicho, desaceleración en la caída. Mientras que el 2020 se cerró con una contracción de 32,7%, en noviembre la baja había sido de 46,7%, en octubre de 67,9% y en septiembre de 81,4%.

La facturación de los autoservicios mayoristas, por su parte, creció 9,1% interanual. Este rubro no presentó caídas en ningún momento del año, pero la mejora de diciembre fue la mejor desde el pico de marzo, al inicio de la cuarentena.

Con todo, la demanda de los hogares sigue recuperando en forma mucho más lenta que la oferta, que es la que traccionó, hasta acá, a una actividad económica que entre febrero y noviembre logró caer solo 3,3%, un desempeño que deja al pais en la mitad de la tabla a nivel continental (Canadá, Estados Unidos y Chile experimentaron contracciones más fuertes).

Durante lo más duro de la cuarentena, la rigidez del aislamiento provocó que las empresas dejaran de producir. Pero, a la par, los comercios esenciales siguieron operando, por lo cual la contracción del consumo fue menos violenta que la de la oferta productiva. Eso generó pérdida de stocks. Al relajarse parcialmente la cuarentena, la recomposición de esos stocks permitió un rebote extraordinario en, por ejemplo, la industria, que ya recuperó todo lo perdido y hasta logró un crecimiento de 2,5% entre febrero y diciembre. Es decir, un rebote más rápido en la oferta. Por el lado de la demanda, luce más lento.

Sin embargo, se van observando las señales de una recuperación. Este miércoles, con la publicación del Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae), el Indec mostrará el dato actualizado a diciembre para la totalidad del comercio. Cabe esperar que el número no sea tan bueno como el de noviembre, cuando la mejora del sector fue de 3,9% interanual, ya que en el último mes del año hubo una caída del salario real de 2,1%. Pero la dinámica ya ronda los niveles prepandemia, luego de un marzo-octubre de fuertes contracciones. No se pude decir lo mismo para los restaurantes y hoteles y para los espectáculos y eventos culturales, a causa de las restricciones.

Precios y salarios: una mejora real será la clave a futuro

Lo que va a determinar la continuidad de la dinámica del consumo es lo que ocurra con el salario. El tema se va convirtiendo en prioridad, de cara a las paritarias y las negociaciones para acordar salarios y precios. Entre diciembre del 2020 y el mismo mes del 2019, la contracción real del salario fue de 2,3%. Pero se montó sobre un derrumbe previo de 17,8% entre diciembre del 2016 y el mismo mes del 2019, siempre según los datos publicados por el Indec a través del Índice de Salarios y del IPC Nacional. En total, una caída de 19,7%.

En base a los datos del sector de los asalariados registrados, un informe reciente de Cifra-CTA señaló: “Un diagnóstico del estado de situación de los salarios resulta de particular importancia en el marco de la apertura de las negociaciones paritarias y el intento del gobierno de llevar a cabo un acuerdo de precios y salarios. Cabe señalar que se advierte una para nada desdeñable heterogeneidad en la evolución salarial del último lustro. Si bien los salarios reales de los trabajadores registrados en el sector privado sufrieron una reducción promedio de 15,4% entre noviembre de 2015 y el mismo mes de 2020, la mitad de los trabajadores tuvieron caídas superiores al 19%”.

Y agregó: “De las 295 ramas de actividad, 152 experimentaron reducciones de las remuneraciones reales por encima del 20% y dentro de este universo 50 ramas registraron caídas superiores al 30%. Es evidente que para todas ellas un acuerdo de precios y salarios que supere levemente la inflación no resultará suficiente. Lo propio cabe para los trabajadores del sector público cuyos salarios reales tuvieron una caída de 29% entre noviembre de 2015 y diciembre de 2020”.

Electrónicos y artículos para el hogar: traccionaron de la mano de la brecha y el Ahora 12

En diciembre, en los supermercados, una de las claves que traccionó a las ventas fue el sector electrónica y artículos del hogar, cuya facturación trepó 66,3% nominal interanual. Al deflactarlo contra la inflación de Recreación y cultura y Equipamiento del hogar, se observa que la mejora de esas ventas, influenciadas por la brecha cambiaria y la expectativa de devaluación, fue de entre 12,3% y 20,7%. Los lácteos crecieron apenas 29,9%, lo que implica una contracción real de 8,6% al deflactarlo contra el IPC Alimentos y bebidas. Las ventas de panadería cayeron 16,1% real. Las de carne crecieron 7% real. Indumentaria, calzado y textiles cayó 14% real.

Las mejoras en los consumos de electrodomésticos vienen traccionando a la actividad y el fenómeno continuó en enero. Desde el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), señalaron: "De acuerdo con fuentes consultadas, programas como el Ahora12 (que desde octubre tiene tres meses de gracia) están teniendo un impacto directo en el consumo de ramas como electrodomésticos (que tracciona fuertemente sobre la siderurgia y, en menor medida, sobre la industria plástica)".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión