El presidente de Georgalos y expresidente de la UIA Joven, Miguel Zonnaras, reclamó condiciones de estabilidad a largo plazo para que el sector privado pueda desarrollar nuevos proyectos productivos, y destacó como “importante” la necesidad de profundizar los consensos al sostener que “no hay lugar ni posibilidad de generar grietas, por lo menos en la dirigencia, para seguir apostando al desarrollo productivo, industrial y de valor agregado”.

Además, criticó el proyecto de ley de etiquetado frontal de los alimentos que se debate en el Congreso al sostener que sin un “acuerdo en un estilo o tipo de información o tipo de etiquetado, para las empresas va a ser muy difícil poder participar de los mercados limítrofes o del Mercosur”.

A continuación, la entrevista completa:

- ¿Cómo atravesó las crisis del país y cómo es la actualidad de Georgalos?

- Georgalos es una empresa familiar, como muchísimas de las empresas argentinas con sus historias de inmigrantes, que arranca en el año 1939 con la llegada de mi abuelo Miguel Georgalos de Grecia que, buscando en estas tierras un futuro alentador, comienza con el desarrollo de un postre que terminó denominando Mantecol y termina siendo un icono en la historia alimenticia argentina. Y en la Argentina de los últimos 80 años, la empresa tuvo todo tipo de etapas, de crecimientos, de crisis, de estabilidad. También cambios generacionales, y hoy estamos la tercera generación al frente de la empresa, mirando hacia adelante y tratando de proyectar por muchos años más.

- Cuando se piensa en una empresa argentina que tiene proyección y que tiene historia, ¿qué cosas toman en cuenta para tomar las decisiones de inversión?

- Estar en el rubro industrial implica pensar en mediano y largo plazo porque las inversiones así te lo exigen. Las inversiones que se hacen en actividades o en tipo de productos tienen un retorno de muchos años, con lo cual uno cuando toma una decisión de radicación o de inversión en una línea de productos es porque está viendo tendencias y está viendo un desarrollo de la demanda hacia esos dos sentidos.

- ¿Qué peso tiene en un país la producción de alimentos?

- La alimentación, como sector en Argentina, tiene un potencial enorme. En lo personal promuevo y peleo mucho por el valor agregado. Tratar de que las materias primas que generamos con altísima competitividad, como un recurso natural, tengan el mayor valor agregado posible dentro del país, que es en definitiva lo que va a generar un desarrollo para la sociedad en su conjunto, desde lo laboral, desde la recaudación fiscal, desde los ingresos per cápita, etcétera. Dentro de las actividades de foco que uno le puede poner a la alimentación, es ver hacia adelante qué tendencia nos va imponiendo la demanda.

- Si Argentina es productor de materias primas agropecuarias, ¿por qué existen tantos condicionamientos de competitividad para exportar?

- La pelea por la generación del valor agregado es de todos los países desarrollados e industrializados. Todos quieren realizar la transformación en el país en donde se genera el consumo o el potencial valor agregado ¿Qué ha pasado en los últimos años y por qué es importante el trabajo interconectado entre el sector público y el privado? Todas las materias primas que nosotros generamos como bienes se han comoditizado, lo que implica que tiene el mismo valor de referencia para cualquier lugar del mundo donde uno la adquiera. Lo único que existe diferencial es el tema logístico, que no es de alto impacto en el valor unitario de la materia prima. Al tener las materias primas un valor estable en cualquier lado del mundo, los capitales buscan generarle la transformación o el valor agregado en aquellos lugares donde las condiciones sean mucho más competitivas, convenientes o más previsibles. Ahí la Argentina tiene muchísimos deberes pendientes para que sea muy tentadora, para que esa materia prima se transforme y se genere valor agregado, porque es donde realmente se puede darle el mayor potencial de riqueza a la sociedad en un lugar de erradicación, con salarios altos, con ubicación laboral a profesionales o a tecnicatura, donde el Estado puede generar mejor recaudación a través de los impuestos. Entonces es una conveniencia de todo el ecosistema para generar desarrollo.

- ¿Afecta el modelo de etiquetado que se busca imponer en la Argentina?

- El etiquetado, para la información hacia el consumidor, es una tendencia mundial. El tema de discusión al día de hoy son los momentos y la coordinación entre los países que tenemos mayor flujo comercial dentro de los alimentos de valor agregado. ¿A qué me refiero con esto? Si dentro del Mercosur no nos ponemos de acuerdo en un estilo o tipo de información o tipo de etiquetado, para las empresas va a ser muy difícil poder participar de los mercados limítrofes o del Mercosur, porque deberíamos tener un envase y una tipología de packaging por cada país al que queremos exportar. A su vez, en el mundo hay experiencias donde hay cierto tipo de estilos de etiquetado, como el que se quiere instalar en Argentina, en que los resultados no han sido tan satisfactorios como se hubieran esperado las expectativas que se tenían respecto a la promulgación. Fue el caso de Chile, que tiene un etiquetado similar al que vamos a instrumentar nosotros.

- Con la multiplicación de leyes que afectan a las empresas, ¿es complejo invertir en el país?

- El factor clave es la previsibilidad de políticas para la toma de decisiones de una inversión, pero es lo que nos pasa en la vida personal de cada uno. Si uno decide ir a una compra de un inmueble, lo hace pensando en un lugar donde le dé ciertas garantías o previsibilidad en un tiempo. Y esto es lo mismo que nos pasa a la hora de tomar decisiones en las empresas. Volcamos toda la multiplicidad de variables y factores que hacen determinar si es viable o no poder llevar adelante el proyecto que tenemos en mente. El empresario argentino, obviamente, tiene un valor agregado local importante, porque uno siempre tiene el corazón puesto en nuestro país y siempre va a tratar de hacer inversiones en nuestras tierras. Pero por sobre todas las cosas, tiene que cuidar lo que ha hecho y cuidar a las familias que viven directa o indirectamente de la empresa, sin tomar decisiones alocadas que puedan generar algún tipo de problemática para la empresa y la organización, en un contexto sumamente desafiante a nivel local y mundial.

- ¿Cómo ves la economía argentina para 2021?

- La veo como un desafío todavía sanitario muy importante. A nivel estructural tenemos que seguir trabajando fuertemente en los consensos de los sectores para lograr algún tipo de previsibilidad en ciertas variables de funcionamiento. Creo que la industria ha generado una recuperación, estamos a valores pre pandemia, con lo cual eso implica que la proyección hacia adelante sería bastante más promisoria. Esperemos que así se dé y que no haya ninguna sorpresa. Y hay que trabajar fuertemente en los factores de competitividad para darle mayor sustento y proyección a las actividades productivas. Tratar de ir aggiornando ciertas legislaciones que han quedado desactualizadas al mundo de hoy y a las realidades actuales de las generaciones. Y con los niveles de pobreza que tenemos en la Argentina, hay que seguir trabajando en estos consensos porque no hay lugar ni posibilidad de generar grietas, por lo menos la dirigencia, y tratar de seguir apostando al desarrollo productivo, industrial y de valor agregado, que es lo que lo que nos va a permitir generar una plataforma de desarrollo social y educativo.

Más notas de

Ariel Maciel

La industria ingresó en una "fase de recuperación cíclica"

La industria ingresó en una "fase de recuperación cíclica"

Malestar en la industria por la suba del costo energético

Malestar en la industria por la suba del costo energético

La industria espera tener actividad positiva, pero con escasas inversiones

Aumenta la informalidad en las pymes

La UIA destacó signos de recuperación fabril en el balance 2020

El crecimiento del empleo se dio en sectores que vieron recuperación de la actividad

Industria y construcción: el Gobierno confirmó la continuidad de la reactivación

La producción automotriz es una de las claves de la continuidad de la recuperación fabril

Consejo económico y social, el sector privado va al CCK con fuertes expectativas

Consejo económico y social, el sector privado va al CCK con fuertes expectativas

El Gobierno centra el acuerdo de precios y salarios en tres sectores clave

El Gobierno centra el acuerdo de precios y salarios en tres sectores clave

Pymes industriales esperan por la reactivación que generará YPF

Pymes industriales esperan por la reactivación que generará YPF

Reclaman aumento en precios de las garrafas de gas

Las empresas se quejaron por el atraso en los cotos

Precios Máximos: La industria alimenticia asegura que tiene 25% de atraso en los costos

Precios Máximos: La industria alimenticia asegura que tiene 25% de atraso en los costos