La baja ejecución presupuestaria que hasta ahora se observa en la mayor parte de las partidas del gasto público también incluye a los subsidios económicos, un área que supo ser una verdadera bomba fiscal, pero que quedó parcialmente desactivada a raíz de los tarifazos observados desde el 2016. Hasta febrero, el último mes completo en el que el país funcionó sin cuarentena, se había devengado apenas el 4,9% de los fondos disponibles para todo el año, por unos $17.912 millones, un 15% menos que hace un año.

De acuerdo a un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), lo más llamativo es el recorte de más de 80% en los fondos destinados a los gastos corrientes del sector energético, de los que se devengaron sólo $1.765 millones, apenas el 0,7% del crédito vigente.

Dentro de ese rubro, la única partida que se reactivó con fuerza fue la de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT), con un alza de 737%, tras haberse ejecutado $1.000 millones, equivalentes al 41,8% de los fondos disponibles, lo que insinuaría una nueva puesta en marcha de ese proyecto abandonado durante el macrismo.

En lo que refiere a gastos de capital, $1.133 millones correspondientes a IEASA, la ex Enarsa, siendo la más representativa en este tipo de erogaciones, cuyo objetivo principal es licitar los cargamentos de GNL que se importan cada año para abastecer el consumo local de gas.

Volviendo a los gastos corrientes, que suman en total $16.597 millones, se observa que la mayor parte de los subsidios económicos se los lleva el Transporte con $11.743 millones, un incremento del 40,2% interanual, cerca de diez puntos por debajo de la inflación del período, aunque el segmento de automotor avanzó 60% a $4.287 millones, por medio del Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte.

En tanto el ferroviario subió 30,6%, hasta los $7.456 millones.

Por su parte, las empresas públicas se llevaron $2.686, un 345% más, como resultado de los $1.900 millones que le giraron al Correo Argentino y la duplicación de los desembolsos a la autoridad de la cuenca Matanza-Riachuelo, con $300 millones.

Por el contrario, las transferencias a Télam se hundieron casi 40%, al llegar a apenas $59,4 millones, y las que van a Radio y Televisión Argentina se incrementaron apenas 13,3% a $373,4 millones.

Por último, el sector industrial recibió un 924,8% más, con $394 millones, y el rural, no registró ejecución alguna.

Más notas de

Ignacio Ostera

Carne: el Gobierno apunta a las ventas a China y expertos prevén freno a las alzas

El impacto en el corto y largo plazo, según Ecolatina

En la previa a la licitación de Economía, empresas se vuelcan al dólar linked

Sardi amplía el menú de opciones para los operadores

El gobierno avanza con el plan para darle impulso a las bolsas del interior

Cosentino presentó el plan ante autoridades locales

Tasas, plazos y DEG, ejes de la cumbre Alberto-Georgieva

Tasas, plazos y DEG, ejes de la cumbre Alberto-Georgieva

El mercado apuesta a los "sintéticos" para ganar más del 50% en pesos

El bono T2V1, el elegido por los inversores

Los envíos a provincias ya superan el nivel del último año del macrismo

Los gobernadores, con más fondos en un año electoral

Club de París: los intereses punitorios suman presión a la negociación

Club de París: los intereses punitorios suman presión a la negociación

Mineras ven un potencial de inversión de 20.000 millones de dólares

El sector exporta más de 2.000 millones de dólares por año

Por la pandemia, la construcción tuvo el mayor crecimiento de su historia

El uso de hierro redondo y acero se disparó 205%

Repro: los sectores críticos no pagarán aportes patronales

El gobierno profundiza medidas económicas ante la segunda ola