El debate sobre cómo y cuándo levantar las cuarentenas decretadas por el coronavirus continuó arreciando este sábado en todo el mundo, en medio de crecientes cifras de desempleo y del catastrófico impacto económico de la pandemia.

Las restricciones a la circulación de personas y a las actividades productivas para contener la propagación del nuevo coronavirus Covid-19, que ya ha matado a más de 150.000 personas e infectado a más de 2,2 millones, han paralizado la economía mundial.

En un comunicado conjunto, 13 países, entre ellos Brasil, México, Perú, Canadá, Italia y Alemania, pidieron este sábado cooperación internacional para mitigar estos efectos económicos.

"Es vital que trabajemos juntos para salvar vidas y sustentos", dijeron en la nota.

El grupo, que también incluye al Reino Unido, Francia, Indonesia, Marruecos, Corea del Sur, Singapur y Turquía, se declaró comprometido a "trabajar con todos los países en una coordinación en materia de salud pública, viajes, comercio y de medidas económicas y financieras para minimizar los trastornos y para recuperarse y ser más fuertes".

Por otra parte, subrayaron la necesidad de mantener "los vínculos aéreos, terrestres y marítimos" a fin de garantizar la continuidad de la circulación de productos, incluyendo equipos médicos, y el retorno de viajeros varados, informó la BBC.

En Estados Unidos, el debate ha adoptado un cariz político antes de las elecciones generales de noviembre, en las que el presidente Donald Trump busca otro mandato.

El viernes, el republicano Trump urgió a sus seguidores a "liberar" tres estados liderados por gobernadores demócratas, reiterando su renuencia a continuar con restricciones que han dejado sin trabajo a unos 22 millones de estadounidenses en el último mes.

No obstante, la mayoría de los gobernadores del país con más casos y muertes por coronavirus ha mantenido la cautela, y apenasmuy pocos prevén alguna relajación de las medidas en los próximos días.

Asimismo, autoridades de salud de Estados Unidos y del mundo advirtieron que el alivio de las restricciones debe acompañarse de testeos masivos y del rastreo de los contactos de los infectados para evitar un resurgimiento del nuevo virus surgido en China en diciembre pasado.

El ritmo de contagio en Europa se ha desacelerado en las últimas semanas, en una señal de que las medidas de cuarentena parecen estar funcionando.

En España y Francia, algunos hospitales de campaña ya han empezado a desmantelarse, mientras que Alemania dijo ayer que tenía el brote "bajo control" y que la cantidad de personas infectadas por cada contagiado de coronavirus cayó a menos de uno por primera vez esta semana.

De todos modos, la mayoría de los gobiernos y de los especialistas en salud siguen mostrándose muy cuidadosos sobre el afloje de las restricciones pese a que el FMI estima que la pandemia provocará una caída del 3,3% del PBI mundial este año.

“Es un error sensacional comunicar que hay un conflicto entre salud y seguridad, por un lado, y reanudación económica", dijo el sábado Domenico Arcuri, el comisionado especial de Italia para la emergencia por el coronavirus.

La cuarentena en Italia, que este sábado reportó otros 482 muertos por coronavirus, rige hasta el 3 de mayo e incluye la paralización de toda industria no esencial y el cierre de la mayoría de los comercios. Especialistas dijeron que cualquier alivio de las restricciones debería ser gradual en Italia, el país con más muertes en Europa, por encima de 23.000.

En España, el país de Europa con más casos, la cifra de muertos superó hoy las 20.000 tras registrarse 556 fallecimientos en las últimas 24 horas, aunque la tendencia sigue siendo a la baja y el gobierno de Pedro Sánchez anunció que se permitirán salidas par dar un paseo a los niños. El total de decesos alcanzó los 20.043, dijo el Ministerio de Sanidad.

Avalado por estos números en disminución, el presidente del Gobierno español anunció una prórroga del confinamiento hasta el 9 de mayo.

El Reino Unido, que está en pleno pico del brote y que el viernes prolongó su cuarentena tres semanas más, superó este sábado las 15.000 muertes por coronavirus en hospitales tras reportar 888 en las últimas 24 horas.

Por otra parte, en Asia, países que hasta hace poco se creía que tenían el brote controlado, incluyendo a Japón y Singapur, informaron de un significativo repunte de casos.

Irán, el país de Medio Oriente más golpeado por la pandemia, que además enfrenta sanciones económicas internacionales, autorizó la reapertura de algunos comercios este fin de semana en Teherán y en ciudades cercanas tras semanas de cuarentena. Los gimnasios, restaurantes, shoppings y el gran bazar de Teherán seguirán cerrados.

En África, donde la pandemia está en fases iniciales, la cifra de muertos superó las 1.000, entre ellos el jefe de gabinete de Nigeria.

Aunque la mayoría de los infectados se recupera, el brote ya mató al menos a 158.000 personas en todo el mundo, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, que se actualiza permanentemente y arrojaba esta tarde un total de 2.300.874 casos confirmados.

La OMS, que solo hace pública sus cifras una vez por día y que suele ir algo por detrás de Johns Hopkins, informó que los muertos son 146.198 y los infectados 2,16 millones. El organismo publica un mapa interactivo en línea en el que se puede apreciar que 34 países -la mayoría de África- no reportaron muertos hasta el presente.

Estados Unidos encabeza el ránking con más de 706.000 casos y más de 37.000 muertes, según la universidad. Se da por descontado que las muertes reales son mayores, porque por lo general sólo se incluye a fallecidos en hospitales y con coronavirus confirmado.

China elevó su total de muertes en un 40%, hasta alcanzar las 4.632, para reflejar una revisión de casos hecha ayer por Wuhan, la ciudad central del país donde se cree que surgió el virus.