La falta de estadísticas con perspectiva de género se suma a las desigualdades entre hombres y mujeres en la Argentina. Son variables que definitivamente reflejan las diferencias de acceso a oportunidades sociales, culturales, laborales y económicas. Nuevas y distintas mediciones comenzarán a revelar si esa brecha se iguala o se achica.

La ausencia de números concretos llevó por muchos años a desconocer la realidad de la distancia entre los géneros. Ese índice es bastante escaso aún, pero se pusieron en marcha varias políticas públicas con el objetivo de avanzar en una perspectiva a nivel nacional. 

"Las brechas de género existen en lo laboral, los ingresos, el uso del tiempo, y el trabajo no remunerado", enumeró en titular del Indec, Marco Lavagna, en diálogo con BAE Negocios, quien hace unas semanas firmó un acuerdo con el ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, que conduce Elizabeth Gómez Alcorta, para producir e intercambiar información que ayuden a generar estadísticas.

La pandemia visibilizó nuevos contextos sociales, laborales y económicos.  Se evidenció la importancia de los cuidados, la desigual distribución de las tareas dentro del hogar, el aporte de esas actividades en el PBI, y la injusta distribución del uso del tiempo que dedican los varones, las mujeres y LGBTIQ+ a esas tareas.

 

La identidad de género, un dato "inicial"

 

El Censo Nacional 2021 formará parte de las estadísticas con el que se busca saber de otras brechas poco difundidas. Por primera vez se incluirán las variables de identidad de género, lo que permitirá conocer nuevas perspectivas de las desigualdades. La nueva edición del recuento poblacional tendrá cambios con la identidad de género y contemplará otros tipos de familias, algo novedoso en nuestro país. “Se preguntará la autopercepción del sexo al nacer. Es un puntapié inicial”, reflexionó el titular del organismo al destacar la importancia de sumar diversidades sobre las condiciones de vida de la población.  

Las estadísticas oficiales aportan a medir los efectos de las políticas de género que se llevan adelante para acelerar una igualdad. En este sentido se avanzará con el censo poblacional que se hará a finales de 2021, una fecha que aún está supeditada a la emergencia sanitaria. En principio estaba previsto realizarse en mayo del próximo año pero quedaría pospuesto para noviembre, luego de las elecciones legislativas.  

La novedad implica una sección donde se preguntará sobre sexo e identidad de género, entre las que estarán: mujer, hombre, mujer trans, travesti, varón trans, y otros. La encuesta permitirá conocer más información sobre el colectivo trans-travesti, del que se conocen pocas estadísticas oficiales, incluso sobre el mercado laboral. En 2012 se realizó la Primera Encuesta sobre Población Trans que incluyó a travestis, transexuales, transgéneros y hombres trans realizado por el INADI y el Indec que desprendieron datos alarmantes. El 20% de las personas encuestadas declaró no realizar ninguna actividad por la que obtenga de dinero, mientras que el 80% restante contestó realizar actividades de prostitución y trabajos informales. El 80 por ciento no tenía obra social, prepaga ni ningún plan sanitario. Hasta ahora hay una clara evidencia de un binarismo en la división exclusiva entre hombres y mujeres.

 

La división sexual del trabajo, la base de la desigualdad

 

En el marco de los instrumentos públicos de aporte a la perspectiva de género, el Indec además avanza en una Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), con la que se busca adquirir un rol importante en la medición de desigualdad entre varones y mujeres, como la participación y el tiempo dedicado al trabajo no remunerado y a las actividades de cuidado. La producción de nuevas estadísticas permitirá conocer la real situación demográfica, económica y social, y la ampliación a otras dimensiones individuales, en base al compromiso asumido por la Argentina de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el marco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

La ENUT arrojará información de la distribución del tiempo entre el trabajo remunerado y no remunerado, y analizará las desigualdades con perspectiva de género. Según el organismo, el proceso de la medición culminará en 2021. Los últimos datos de uso de tiempo pudieron recabarse en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) de 2013, donde los resultados mostraron grandes diferencias. En promedio, las mujeres dedican el doble de tiempo que los varones al trabajo no remunerado, es decir, a las tareas domésticas, el cuidado de personas y los servicios a la comunidad. “Estas estadísticas sobre cómo se distribuye el tiempo, permiten elaborar información sobre cómo reducir la brecha de ingresos”, explicó Lavagna sobre la importancia de producir estadísticas oficiales.

Otra de las estadísticas publicadas el pasado 8 de marzo en el Día de la Mujer volvieron a exponer la brecha con los varones. El dosier difundido por el Indec remarcó que las mujeres participan menos en el mercado laboral pese a tener mayores niveles educativos que los varones. También son más propensas a atravesar situaciones de desocupación y subocupación. Las mujeres acceden en menor medida a puestos de dirección y jefatura y tienen ingresos inferiores a los de sus pares varones. Sólo el 5 por ciento de las mujeres que trabajan ocupan cargos jerárquicos, y en los varones es casi el doble. El trabajo destacó que esa brecha es la misma desde hace 15 años. “Se necesita información de directorios en empresas grandes y en manejo de Pymes. Muchas de las pequeñas y medianas empresas son dirigidas por mujeres”, resaltó Lavagna, al apuntar como objetivo tener mayores estadísticas en esos sectores.

El informe reveló que entre los ocupados, por cada 100 pesos que gana en promedio un hombre, una mujer gana 75 pesos. La diferencia era mayor hace 15 años, cuando eran 68 pesos por cada 100 que ganaba un hombre. La brecha también se visibiliza en las tareas domésticas, donde la actividad de las mujeres es mayor que los varones. Casi ocho de cada diez mujeres realizan trabajo doméstico, el doble que en el caso de los hombres.

 

El efecto coronavirus en las tareas de cuidado

 

Otra de las estadísticas de género en la que trabaja el Indec es una encuesta sobre el impacto del Covid realizada entre septiembre y octubre en la Ciudad de Buenos Aires y 31 partidos del conurbano bonaerense. Según contó a este medio el titular del organismo, el resultado permitirá “conocer el impacto en la vida cotidiana y los cambios adoptados en las casas durante la pandemia”. “Conoceremos cómo afecta el cuidado de los chicos y cómo se vive en los hogares”, destacó Lavagna, quien adelantó que los datos preliminares saldrán en diciembre. La encuesta, realizada en forma telefónica, comprendió a 12 mil hogares. También aportará información sobre la brecha entre los hombres y las mujeres en un contexto diferente, como es una crisis sanitaria mundial.

El muestreo sobre el impacto del Covid posibilitará conocer cómo cambió la vida de los argentinos en las zonas testeadas, como los aspectos de salud, empleo, educación, alimentación, tareas del hogar y hábitos diferentes en la pandemia. Los resultados apuntarán a medir la cantidad de personas que trabajaron y quienes conservaron su empleo o no; cómo afectó al grupo familiar el nivel de ingreso salarial; cómo se distribuyeron las tareas del hogar y a quienes debieron asistir en las actividades educativas o en atención médica.

Un trabajo realizado por la ONU sobre el impacto de la pandemia en la Argentina revela las desigualdades en el mercado laboral, sobre todo en el sector de la informalidad. Desde principios de 2018, la tasa de trabajadores no registrados aumentó hasta alcanzar al 35,9% del total de los asalariados a finales de 2019, con una mayor incidencia entre las mujeres. Esa elevada incidencia de la informalidad laboral entre las mujeres las expone a una mayor vulnerabilidad socioeconómica frente a la crisis sanitaria.

La Organización de Naciones Unidas también relevó cómo afectó en la pandemia a la compra de los productos básicos, cuando al menos 500 mil niños asisten habitualmente a comedores para alimentarse. Los hogares con jefatura femenina mostraron mayores dificultades en el acceso a alimentos. Los niveles de pobreza en los hogares con niños son mayores entre los hogares monoparentales, mayormente liderados por mujeres solas (85,6%), que ahora enfrentan además las tareas de cuidado por el aislamiento.

Una encuesta de UNIFEC realizada en nuestro país alertó sobre el efecto del Covid entre las mujeres y a los hombres.  “Puede exacerbar las disparidades previamente existentes asociadas al género”, aseveró el informe. Según la organización, el 51% de las mujeres entrevistadas mayores de 18 años expresó que, durante el aislamiento social, sintió una mayor carga de las tareas del hogar, como la limpieza, la tarea de cuidados, preparación de la comida y la ayuda con las tareas escolares. Para el conjunto de actividades del hogar, el 68% era realizado por mujeres antes de la cuarentena, pero aumentó al 71% por el aislamiento. En las conclusiones, advirtió que “las medidas de protección social y económica deben reconocer las dinámicas de la economía del cuidado y promover acciones que tiendan a disminuir desigualdades en la distribución de la carga en el hogar y promover el trabajo compartido de tareas entre hombres y mujeres”.

En el medio de este contexto, la mejora de las estadísticas oficiales servirán como punto de partida para acortar desigualdades históricas.

Más notas de

Natalia Vaccarezza

¿Por qué los gobernadores no apoyan a Alberto Fernández?

Tensa relación con los gobernadores

Nuevas restricciones: el costo político que quiere evitar el Gobierno

Nuevas restricciones: el costo político que quiere evitar el Gobierno

Alberto Fernández espera hoy el alta médica

Tras 10 días de aislamiento

Segunda ola: analizan más restricciones los fines de semana

Cumbre Nación, CABA y PBA

El Gobierno espera la confirmación para la llegada de las vacunas chinas

¿Cómo sigue el plan de vacunación?

Larreta desafía al Gobierno con restricciones más flexibles

Las medidas en la Ciudad

Restricciones: el Gobierno ya prepara el DNU

Desde CABA reconocieron que rechazan cualquier restricción “relacionada con un toque de queda”.

Nuevas restricciones: las diferencias entre la Ciudad y la Provincia

AMBA estudia medidas

Preocupación por los contagios: definen medidas urgentes en AMBA

Larreta, Alberto y Kicillof

Elecciones 2021: No hay una definición sobre la postergación de las PASO

La oposición en la Rosada