El primer semestre terminó con una fuerte liquidación del agro y un holgado superávit de cuenta corriente en el mercado de cambios: fue de 1.254 millones de dólares durante junio. El balance de bienes dio un ingreso de dólares de USD1.769 millones, bastante más voluminoso que el de las declaraciones juradas ingresadas por Aduana. Con todo, el ingreso de reservas totalizó USD3.081 millones en la primera mitad del año. La mano cambió para el segundo semestre: el BCRA vendió alrededor de USD320 millones la semana pasada y además necesitará alrededor de USD38 millones diarios para mantener a raya el mercado de dólares paralelo.

Julio venía siendo un mes récord en materia de ingreso de divisas, y bien en línea con lo ocurrido durante enero-junio. El reporte preliminar diario del BCRA venía, hasta el viernes 23 de julio, mostrando compras de reservas por USD1.056 millones, en lo que venía siendo el mejor julio de años recientes con cepo. Dos meses al hilo de saldo comprador. Sin embargo, una media móvil de 5 días ya permitía ver que había una desaceleración y la cuestión se vio más clara la semana pasada cuando directamente cambió el signo. El lunes salió empatado, el martes vendió USD70 millones, el miércoles USD80 M, el jueves USD70 M y el viernes alrededor de USD100 M.

A esa dinámica de pérdida de reservas se le suma, para colmo, el pago del vencimiento al Club de París, por USD230 millones. Y no solo eso: también los dólares que pone el BCRA en los mercados paralelos, para intentar mantener a raya la brecha cambiaria. Un cálculo de la consultora Equilibra apuntó que en adelante la autoridad monetaria necesitará gastar USD38 millones diarios para llegar a las elecciones con las expectativas de devaluación, reflejadas en la mentada brecha, en relativa calma.

Señalaron: “Muy difícilmente el sector privado aumente sus tenencias en pesos en las vísperas de un proceso electoral y la intervención oficial en el mercado de bonos compatible con una brecha estable, en el orden del 75%, se ubica por encima de los USD20 millones diarios que pareciera estar dispuesto a utilizar el BCRA durante el segundo semestre. Habíamos estimado que la intervención oficial en los mercados financieros necesaria para mantener la brecha estable ascendía a USD5.000 millones en el segundo semestre, es decir USD6.000 millones en todo el año. Esto implicaría ventas de reservas diarias por USD38 millones en promedio en lo que resta del año”.

En junio, según el informe de Evolución del Mercado de Cambios publicado por el BCRA, se mantuvieron en relativa calma las ventanillas cambiarias que suelen generar crisis externas en el ámbito local. Y los bienes, que suelen proveer los dólares que lubrican a la economía, siguieron funcionando al máximo. La continuidad de ese desempeño, con la fuga apagada y el campo vendiendo y liquidando está en signo de preguntas de cara a agosto y lo que viene.

Por caso, en junio la fuga generó una salida de dólares de apenas USD32 millones. En lo que va del año hasta hubo un ingreso neto de divisas por ese canal, con una mínima entrada de USD200 millones para carry trade. Esa demanda relativamente quieta en el dólar oficial puede cambiar.

Desde Equilibra afirmaron que, como el precio del dólar blue quedó por encima del oficial, crecerán las presiones por esa ventanilla. Aunque tiene un efecto limitado en términos de pérdidas de divisas, de todos modos tendría impacto: “Las estrictas restricciones para acceder al MULC le ponen un techo bajo a la salida de dólares por esta vía, unos USD200 por mes y por persona autorizada, pero un nivel de ventas como el de octubre pasado durante todo el segundo semestre implicaría sacrificar unos USD1.200 millones, es decir un cuarto de las reservas netas que el Central viene acumulando en el año”.

Además, señalaron que las dudas también apuntan al lado de la oferta. El agro todavía tiene un remanente de 18 millones de toneladas de soja para declarar, vender y liquidar, el equivalente a USD9.200 millones. La pregunta entre si elegirán aprovechar el precio y tipo de cambio actual, históricamente favorable, o si esperarán a forzar una devaluación y que se abran más opciones de inversión, sostienen desde Equilibra, será una de las claves de la estabilidad cambiaria.

Las otras ventanillas también mostraron calma en junio y, por supuesto, también generan preguntas para cuando se reabran: el turismo generó un déficit de apenas USD186 millones en la balanza de servicios; los intereses de la deuda una salida de USD332 millones. La que no estuvo tan en calma fue la de los pagos de deuda de los privados: se fueron USD676 millones por ese lado.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El BCRA vendió reservas y eso limita la expansión fiscal

El BCRA vendió reservas y eso limita la expansión fiscal

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia

El problema fiscal: en el agosto preelectoral hubo un ajuste de 13%

El problema fiscal: en el agosto preelectoral hubo un ajuste de 13%

La inflación fue de 2,5% pero preocupa la inercia

La inflación fue de 2,5% pero preocupa la inercia

La actividad y el consumo siguieron estancados en julio

La actividad y el consumo siguieron estancados en julio

Cómo llega el Gobierno a las elecciones en cinco variables clave

Cómo llega el Gobierno a las elecciones en cinco variables clave

El salario subió en julio y el semestre terminará 3,2% arriba

El salario subió en julio y el semestre terminará 3,2% arriba

Depósitos de largo plazo tocan su punto más bajo del siglo

Depósitos de largo plazo tocan su punto más bajo del siglo

La industria cayó en julio pero el 2021 terminará con suba de 15% anual

La industria cayó en julio pero el 2021 terminará con suba de 15% anual

El gasto preelectoral impulsó al déficit pero contuvo a la pobreza

El gasto preelectoral impulsó al déficit pero contuvo a la pobreza