El regreso del impuesto para el uso de tarjetas en el exterior es inminente. En las próximas horas se conocerá el tributo que pagarán por usar plásticos fuera del país. Lo más probable es que, a diferencia de lo que ocurría en el último kirchnerismo, el impuesto no sea reembolsable ni descontable de Ganancias.

Así lo anticipó Alejando Bercovich en su columna semanal en BAE Negocios. Se trata de parte de las medidas para evitar la salida de dólares y mantener a raya las reservas. Por ese motivo, tampoco se eliminará el cepo a la compra de divisas que implementó el gobierno de Cambiemos.

El oficialismo está trabajando en el diseño del paquete de medidas que permita contener la salida de dólares, asegurar un mayor ingreso de divisas vía retenciones a las exportaciones y a la vez volcar recursos al consumo de los sectores más postergados.

Ese conjunto de medidas comenzó a aplicarse en parte a través de decretos, como los conocidos en las últimas horas, y se va a perfeccionar con la Ley de Solidaridad y Producción que el lunes llegará a la Cámara de Diputados.

Qué dicen los bancos de inversión

El viernes, en tanto, un informe elaborado por el banco de inversión JP Morgan había planteado la posibilidad concreta de que se vuelva a aplicar esta restricción y advirtió que sería una de las opciones que podría elegir el presidente, Alberto Fernández, para achicar el agujero fiscal.

La entidad señaló que es posible que en 2020 se busque ir al equilibrio primario, pero para eso habría que aumentar diversas alícuotas, entre ellas Bienes Personales y restituir el gravamen sobre gastos en el exterior. Pero el grueso de la recaudación adicional saldría de un aumento de las retenciones a las exportaciones.

Tras la experiencia del cepo vigente entre finales de 2011 y 2015, el único rubro que hasta ahora quedó al margen de las restricciones cambiarias es el turismo. Tanto la compra de pasajes al exterior, paquetes y todo tipo de gasto con tarjeta de crédito en el exterior continúa a la merced de la cotización del tipo de cambio oficial y sin límite alguno.

Las agencias de turismo, que ya están alertadas sobre esta posibilidad, aprovecharon el argumento del posible impuesto para acelerar las ventas, tanto para el verano como para Semana Santa de 2020.

En caso de que este gobierno decida imponer algún tipo de alícuota adicional debería resolverse si es solo para compra con tarjeta utilizada en el exterior, o también para la adquisición de pasajes o paquetes turísticos efectuados a través de una agencia local. En la experiencia previa, todos estos conceptos se regían por la misma lógica.