En apenas un mes y medio, desde el lanzamiento de los nuevos títulos del canje de deuda, el riesgo país saltó alrededor de 30%. Los bonos se reestructuraron a comienzos de septiembre pasaron de operar a una tasa de 11,5% a una del 15% en una escalada que se aceleró desde la presentación del Presupuesto 2021 y el anuncio del supercepo en el marco de idas y vueltas en la estrategia para enfrentar la tensión cambiaria.

El 15 de septiembre, el día de los anuncios, el riesgo país argentino era de 1.119 puntos básicos. Este miércoles, oscila en torno a las 1.450 unidades. Este indicador que desarrolla el JP Morgan, mide el costo de financiamiento de los países por sobre el que paga Estados Unidos, que es considerado el de menor riesgo. 

Mientras el país experimenta una fuerte presión devaluatoria, que el Gobierno busca contener, se sucedió una importante salida de los títulos soberanos por parte de los propios fondos que renegociaron la deuda con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, cree que “este nivel de riesgo país después de un cierre de la deuda que fue muy exitoso y la mejor noticia económica desde 2018 es preocupante porque es imposible que Argentina defoltee en los próximos cinco años pero ni aun así el mercado le cree”.

Guzmán presentó el proyecto Presupuesto en el Congreso, que incluyó la proyección de un déficit primario de 4,5% del Producto Bruto Interno (PBI), que se financiaría en un 60% con la emisión de $1 billón por parte del Banco Central

El mismo día, con poco tiempo de diferencia, el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, anunció el endurecimiento del cepo, que incluyó imponer una retención a cuenta del Impuesto a las Ganancias del 35% a la compra de dólar ahorro y estableció mayores restricciones a la operatoria del contado con liqui (CCL), que esta semana fueron desandadas por disposición de Guzmán.

Fuente: Delphos Investment

El economista de Eco Go, Juan Ignacio Paolicchi, considera que “estar cambiando todo el tiempo las cosas no es una muestra de pragmatismo sino de no tener un rumbo definido”.

Tras la reestructuración, el 10 de septiembre, cuando el JP Morgan rebalanceó la canasta de bonos con la que mide el riesgo país argentino, el indicador cayó a la mitad y se ubicó en 1.104 puntos. Pero hoy los títulos se encuentran en una situación de deterioro diario: por caso, en lo que va de la semana, ya se elevó el índice que mide el JP Morgan en 57 puntos.

El salto más alto de la tasa de los bonos argentinos se dio el 21 de septiembre, el lunes siguiente a los anuncios. Solo en esa rueda el riesgo país pegó un salto de 80 puntos básicos (6%).

Argentina no tiene pagos significativos hasta 2024, por lo tanto los títulos deberían tener algún valor, pero hoy están a 15,5% de tasa y Angola está en 12”, analizó Paolicchi. El analista de Eco Go sostuvo que para recuperar la confianza de los mercados se debe dar un “shock de expectativas basado en tres patas: consistencia fiscal, consistencia monetaria y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que sirva como certificación a eso”.

Es algo que el Gobierno intenta hacer por ahora sin resultados. A ello apuntó la promesa de envío al Congreso del programa con el FMI, la eliminación en el presupuesto del paquete de emergencia asociado a la pandemia y la flexibilización de las restricciones al CCL. Además, como contó BAE Negocios, ahora negocia con instituciones financiera internacionales la posibilidad de obtener mayores fondos para cubrir parte del aumento del gasto en obra pública presupuestado para 2021 y poder reducir a unos $700.000 millones las necesidades de emisión monetaria.

La presión de la divisa estadounidense

En paralelo al aumento del riesgo país, la tensión cambiaria fuerza al gobierno a tomar determinaciones con la idea de bajar la expectativa devaluatoria generada por una brecha que ya supera largamente el 100% tanto en los dólares financieros como con el blue.

Rajnerman afirmó que “el gobierno pensó que con el arreglo de la deuda la situación cambiaria se iba a resolver, pero con la emisión monetaria que requirió la pandemia largó un montón de pesos que terminaron en el dólar paralelo, sumado a algunas prácticas en el fleje de la legalidad por parte de los importadores y exportadores, el mercado sigue presionando”.

Rajnerman planteó que “hoy salir de esta situación sin pagar costos ya no es posible". Y agregó: "Se debe aumentar la tasa en pesos de manera firme aunque eso signifique un costo para las empresas que tomaron deuda, porque si no se estabiliza la situación es peor para las mismas compañías”.

Más notas de

Martín Duré

Dólar vs bitcoin: ¿Quién ganó en el arranque del año?

Dólar vs Bticoin: ¿Con qué inversión gano más?

Inflación, dólar y coronavirus: qué se espera para el 2021

Cómo afectará el movimiento del dólar en la inflación 2021

Dólar: Un comienzo de año con brechas amplias

Dólar: Un comienzo de año con brechas amplias

El Tesoro coloca USD 7.500 millones en letras intransferibles al Central

El Tesoro coloca USD 7.500 millones en letras intransferibles al Central

Dólar blue: Semana corta, aguinaldo y salto de precio

Dólar blue: Semana corta, aguinaldo y salto de precio

BlackRock espera alta inflación a nivel mundial: en qué recomienda invertir Larry Fink

La mayor empresa de inversiones a nivel global anticipa una alta inflación para la próxima década

Mercosur: Alberto Fernández llamó a una apertura comercial "preservando las economías"

Mercosur: Alberto llamó a una apertura comercial "preservando las economías"

Guzmán descartó baja de impuestos: "No es un momento para ampliar el déficit fiscal"

Guzmán descartó baja de impuestos: "No es un momento para ampliar el déficit fiscal"

Analistas resaltaron el buen clima internacional para 2021 y reiteraron la importancia del acuerdo con el Fondo

Clima internacional óptimo y acuerdo con FMI, los puntos claves para analistas

Pumas: tras el escándalo, realizaron un nuevo homenaje a Maradona

Los Pumas volvieron a homenajear a Maradona