Octubre dejó el déficit primario mensual más chico en lo que va de pandemia: fue de $81.627 millones. Aun así, en lo que va del 2020, el rojo total ya llegó al 5,1% del PBI, superando por mucho a los niveles de los últimos años. Fue el segundo mes consecutivo de crecimiento interanual de la recaudación y, a la vez, el ajuste del gasto lo llevó a la menor variación desde febrero.

El informe del resultado fiscal de octubre fue publicado por la Secretaría de Hacienda y mostró un fuerte ajuste en el gasto en obra pública, en los salarios de los empleados públicos y en el gasto social pandémico.

A través de un comunicado, Hacienda afirmó: "La recaudación creció en términos reales por segundo mes consecutivo. La tasa de crecimiento Interanual del gasto fue la más baja desde inicio de pandemia. Así, el nivel de déficit fue el más bajo desde la irrupción del Covid-19, en marzo de 2020. Esto permitió devolverle al BCRA alrededor de $125.000 M en concepto de adelantos transitorios y mejorar así la composición del financiamiento del Tesoro. La dinámica descripta muestra que la política presupuestaria está transitando por un sendero de normalización consistente con el perfil positivo de la evolución económica en el contexto de la pandemia".

Si bien los ingresos, con una suba de 28,1%, mostraron un mejor desempeño interanual que el alcanzado entre mayo y agosto, cabe destacar que empeoraron respecto a septiembre, cuando habían crecido 34,3%. Los gastos, en cambio, mostraron el mayor ajuste desde que arrancó la pandemia, con una suba de "solo" 54,8%. El economista de la consultora ECO GO, Juan Paolicchi, destacó al respecto: "En octubre cayeron los gastos primarios pero también los ingresos, por lo que la brecha fiscal se sostuvo. Esto fue financiado en parte con bonos atados al dólar. Para cerrar el grifo de la emisión se requiere achicar la brecha o volver a ofrecer instrumentos atractivos".

El dato es central si se toma en cuenta que tanto para la ortodoxia, por supuesto, como para la heterodoxia, los fuertes déficit fiscales son tal vez la principal explicación económica (la pandemia es, en realidad, el asunto de fondo) detrás de las presiones cambiarias que enfrenta el país desde hace meses, con pico de inestabilidad en octubre. La necesidad del Tesoro de hallar financiamiento en un contexto de inaccesibilidad a deuda externa en dólares obligó a recurrir a los Adelantos Transitorios y a las Transferencias de Utilidades del BCRA.

Así, en lo que va de pandemia, aunque lograron moderarse en los últimos meses, los envíos totalizaron $1,5 billones. El 13 de noviembre, luego de un mes y medio de abstención, e incluso de devolución de Adelantos Transitorios por parte del Tesoro por $126.000 millones, el Central volvió a transferir $30.000 millones. Se espera que de acá a fin de año eso se convierta en costumbre (pese al financiamiento neto propio de $40.000 M que ya consiguió el Tesoro en noviembre), ya que el déficit fiscal hará pico en diciembre y podría llegar a los $340.000 millones, según las estimaciones de la consultora Delphos.

Triple ajuste

En octubre apareció el ajuste del gasto social Covid-19: entre IFE y ATP trepó a $30.253 millones, muchísimo menos que los $71.000 millones que generó mensualmente y en forma sistemática, entre julio, agosto y septiembre. 

Por su parte, los gastos de funcionamiento, traccionados principalmente por los salarios públicos, subieron apenas 24,6%, lo que implicó una contracción real de 9,2%. En cuanto a la obra pública, el gasto de capital mostró una variación interanual de 0% nominal, lo que significó una baja real extraordinaria de 27,1%. En cuanto a las jubilaciones, el desempeño volvió a ser aceptable (en pandemia, aunque resulte contraintuitivo, este sector de la población fue de los que mejor salieron parados) y registraron una suba de 39,1%, lo que significó una mejora real de 1,4%.

Los subsidios energéticos siguen traccionando fuerte al gasto: por eso crecieron 162,7% nominal los subsidios económicos, lo que implicó un incremento de 91,5% real. Casi duplicaron. El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, afirmó al respecto: "Lo que más me preocupa de cara a esa normalización son los subsidios económicos, con pocas precisiones por el lado del ajuste tarifario, siguen siendo de los componentes más dinámicos del gasto primario. Están en 2,1% del PBI. Probablemente terminen en 2,8% o 3%. Ese va ser el hueso a roer". También subieron 156,5% interanual las transferencias a las provincias. 

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

La cantidad de personas sin gas ni cloacas batió el récord

El 53,6% de las personas no accedió a algún servicio o red pública durante el segundo semestre del 2020, en plena pandemia

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

El salario recuperó 0,1% en el primer trimestre pero cayó 23% en tres años y medio

Salario y jubilación anotan recuperaciones parciales

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

En pleno ajuste de los salarios, el consumo sigue estancado

Los salarios anotarán una cuarta caída consecutiva en 2021

Tras la mejora de la industria en marzo, la segunda ola provocó una caída en torno 2,5% en abril

Tras el buen marzo, la industria cae en torno a 2,5% en abril

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

El 60% de las empresas textiles planea invertir en 2021

El 91% de las empresas del sector planea mantener o incrementar su personal