Tras la confirmación por parte del Gobierno bonaerense del intento de reperfilar el bono BP21 hasta el 1° de mayo, la cotización del papel se hundió ayer 5%. Así, en las dos ruedas de la semana acumuló una caída del 9,2% y terminó en un valor de US$59 por lámina de 100.

Los mercados domésticos cerraron con resultados negativos luego de que el gobernador Axel Kicillof anunciara oficialmente que no podrá pagar el vencimiento de capital del título por US$250 millones previsto para el 26 de enero. El bono ya había retrocedido 4% el lunes después de que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, adelantara la situación.

Pero no fue el único título de deuda bonaerense que se vio afectado. Durante la jornada de ayer, el mal desempeño también se reflejó en las cotizaciones del PBY22, que perdió 3,1% de su valor de mercado, y del 2025, que se desplomó 4,2%.

El anuncio también impactó en los bonos nacionales en moneda extranjera, que se hundieron hasta 6,3% (ver página 3).