La utilización de la capacidad ociosa va avanzando lentamente, a medida que la pandemia transcurre y la economía va recuperándose. Pero todavía está en niveles históricamente bajos. De hecho, en julio, las fábricas usaron apenas el 56,8% de sus instalaciones, lo que implica una caída de 1,9 puntos respecto al mismo mes del año pasado. 

Los datos fueron publicados por el Indec a traves del informe de Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) de julio. Pese a la baja interanual, los números muestran una evolución positiva respecto a los meses previos, cuando las contracciones fueron mayores. Por caso, en junio la caída fue de 5,8 puntos; en mayo de 15,6 puntos; y en abril de 19,6 puntos.

El informe destacó: "Los bloques sectoriales que presentan en julio niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son productos del tabaco (79,5%), sustancias y productos químicos (68,7%), refinación del petróleo (68,1%), productos minerales no metálicos (67,5%), papel y cartón (65%), industrias metálicas básicas (61%) y productos alimenticios y bebidas (59,5%). Los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general son edición e impresión (51,6%), productos de caucho y plástico (47,3%), industria metalmecánica excepto automotores (44,6%), productos textiles (43,1%) e industria automotriz (29,8%)".