El Gobierno nacional viene dando señales de su preocupación por mejorar el poder adquisitivo de los distintos sectores sociales, con medidas que fue actualizando en las últimas semanas y que constituyen un combo de mejoras en los ingresos via bonos, aumentos salariales y decisiones tributarias.

Estas medidas comenzaron a tomar forma cuando ya está lanzada informalmente la campaña electoral para las elecciones primarias de septiembre, y mientras se completa el esquema de inmunicación Covid en todo el país.

Con la flexibilización de restricciones por la pandemia en varios distritos y el reinicio de la actividad comercial con más amplitus, la Casa Rosada quiere mejorar el humor del bolsillo con una recuperación real de los ingresos laborales (mediante la reapertura de paritarias) pero también del resto de las fuentes de ingreso.

Afip, Anses, jubilaciones, salarios y subsidios

Un informe de la consultora Invecq detalló las cinco claves para ese objetivo:

  • Prestaciones sociales: la fórmula de movilidad jubilatoria arrojó un aumento del 12,1% para junio y podría superar el 13% en septiembre. De esta manera el poder adquisitivo de las jubilaciones dejaría de caer y podría tener una rápida recuperación en el margen (muy lejos todavía de los máximos de 2017). A este mecanismo automático se le sumarían bonos para las prestaciones mínimas o más bajas.
  • Programas asistenciales: es un gasto muy discrecional, cuyo aumento depende pura y exclusivamente de decisiones ejecutivas. En los últimos días se conoció que se adelanta el aumento del salario mínimo vital y móvil. De este indicador dependen el gasto de varios programas asistenciales.
  • Subsidios económicos: al congelamiento tarifario se le suma la Ley de Zonas Frías, que subsidia el consumo de gas a más de cuatro millones de hogares. Esto funciona como una transferencia de ingresos indirecto a las familias.
  • Salarios públicos: con una caída del 13% en dos años es esperable que en un año electoral se busque mejorar sus ingresos con negociaciones paritarias que recuperen parte de lo perdido en los últimos años.
  • Afip y Anses: tras medidas menores: más allá de las grandes partidas del presupuesto, hay otras varias medidas ya tomadas como la reducción del impuesto a las ganancias de la cuarta categoría, la exención de IVA a las compras hechas con la Tarjeta Alimentar y el adelantamiento del 20% de la AUH de diciembre.

Como surge de los datos del INDEC, el deterioro de los ingresos familiares es transversal a la distribución del ingreso, lo que explica que las medidas, con mayor o menor intensidad, apunten a todos los segmentos de la población.

"La política de los próximos meses abandonará en gran medida la disciplina fiscal con la que se manejó en el primer semestre del año, profundizará la distorsión de precios relativos con el control y congelamientos de grandes precios del sistema económico e intervendrá directamente sobre “mercados sensibles” aún cuando los efectos negativos de mediano plazo sean absolutamente conocidos", detalló el informe de Invecq.

Puso como ejemplo el caso de los cupos de exportación de carne vacuna para conseguir al menos una moderación del precio interno : "Quedan dos meses para las elecciones primarias y el gobierno está dispuesto a poner toda la carne al asador, incluso la que era para exportación".