Iván Szczech, titular de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), se mostró esperanzado con el aumento significativo de los despachos de cemento que crecieron un 10,1% en septiembre y sostuvo que “es un hecho histórico todo el trabajo en conjunto que se viene haciendo hace meses de mesas de diálogo, con entidades, desarrolladores, la propia UOCRA".

Las declaraciones ocurren luego de conocerse el lanzamiento de dos proyectos de ley que buscarán un nuevo blanqueo que posibilitará invertir en construcción con el objetivo de reintegrar al país fondos no declarados en el exterior a través de una agencia hipotecaria. Las medidas permitirán facilidades impositivas para quienes inviertan en el sector tanto dólares como pesos.

En relación a este anuncio, Szczech precisó que ambos proyectos surgen del trabajo en conjunto que se lleva  a cabo: “Hubo un análisis de las propuestas que llevamos que terminan siendo dos proyectos de ley para lograr mayor oferta de viviendas y tratar de disminuir el costo y el precio de las viviendas". 

El titular de la CAC también analizó que los anuncios intentan “generar más oferta y doble acceso a la demanda a este producto con la generación de créditos hipotecarios" en una entrevista con Radio 10.

Los despachos de cemento vienen en aumento desde septiembre por una reactivación en la construcción tras las medidas más restrictivas de la pandemia, la liberación de las obras en los decretos presidenciales del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio y la brecha cambiaria, que abarata los valores de los materiales en dólares.

Ayer también se conoció el incremento de precios en los costos de construcción y crecieron un 5,6% los materiales y tan solo un 0,6% la mano de obra durante el último mes.

Apoyo empresario

"Estas primeras medidas son muy bienvenidas e históricas, con la posibilidad del acceso al crédito hipotecario para los argentinos a través de una variación en el salario", señaló el dirigente.

Destacó el hecho de que "los inversores tendrán incentivos fiscales que tanto hemos pregonado y también una exteriorización o blanqueo de capitales incentivado para el sector, para obras en construcción o prontas a iniciarse".

"El crédito no va a variar en función de la inflación, como fue el UVA, sino en función del CVS (Coeficiente de Variación Salarial)", explicó tras el acto realizado en el Ministerio de Economía donde se anunciaron las medidas.

Dijo que "es tanta la demanda y necesidad, porque hay 3.500.000 hogares esperando construir en Argentina, que lo que iniciemos en este sentido será tomado". "Se incentivan créditos hipotecarios para la compra de viviendas nuevas, para que el sector se dinamice", subrayó el dirigente.

Agregó que ahora existe "un horizonte para recuperar puestos de trabajo perdidos, que fue de 150 mil trabajadores desde junio de 2019 a junio de 2020" y afirmó que el objetivo será "ir detrás de ese número".