La pobreza superó el 40% en doce provincias durante el cuarto trimestre. Así lo advierte un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas que analizó la dimensión territorial de este flagelo y estimó, en base a datos de la EPH del Indec, que el 35,5% a nivel nacional que publicó la semana pasada el organismo estadístico se compuso de un 33,1% en el período julio-septiembre y un 37,9% en los últimos tres meses de 2019.

El estudio señala que en quince provincias la proporción de personas que no pudieron satisfacer sus necesidades básicas superó la media nacional del 38% en el cuarto trimestre. El nivel más elevado lo registró Santiago del Estero, donde la tasa de pobreza alcanzó el 49,2%, seguida de Salta (48,4%), Misiones (46,3%) y La Rioja (42,5%).

"Si bien la incidencia de la pobreza se acentúa notablemente en la zona norte del territorio nacional, la distribución demográfica producto de la concentración de oportunidades en la franja central del país, implica que en unas pocas provincias habite la mayor parte de la población pobre", resaltó el instituto coordinado por Ana Rameri y fundado por Claudio Lozano. Así, entre Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe concentran el 60% de los pobres del país.

Respecto de la indigencia, que a nivel nacional alcanzó el 8,4% en el cuarto trimestre, Buenos Aires fue la única provincia en la que alcanzó los dos dígitos, con una tasa del 11,3%. El territorio bonaerense concentró el 52% del total de indigentes, casi 2 millones de personas.

El cuadro se vuelve aún más preocupante a la luz de la coronacrisis que, según el grueso de los especialistas, profundizará el deterioro social.