Sin dudas, la pandemia vino a este mundo para cambiar muchos hábitos adquiridos, y la forma de pagar un producto o un servicio es uno de ellos.

Según el Índice Prisma Medios de Pago, durante el primer trimestre del año se disparó la utilización de tarjetas de débito, registrando un incremento del 33% interanual, incluso, ganándole espacio al uso de efectivo.

Medida por volumen, en el primer trimestre del 2020, en pleno inicio de la pandemia, el débito explicaba el 38,6% de las operaciones, mientras que superó el 46% en los primeros tres meses de este año. En el caso del crédito hubo una caída desde el 58,5% de hace un año al 51% del primer trimestre del 2021. Por su parte, las prepagas se mantienen con una participación marginal del 2,8%.

"Durante el primer trimestre se aceleró el aumento del uso de tarjeta de débito y la tarjeta de crédito se estabilizó. La irrupción de la pandemia catapultó el uso del débito, ganándole espacio al efectivo", explica Julián Ballarino, head de Relaciones Institucionales de Prisma Medios de Pago.

Justamente esta tendencia se volvió palpable en los cajeros automáticos. Mientras que la extracción de dinero captaba a comienzos del año pasado el 51,8% de la torta, en el primer trimestre de 2021 esa participación bajó tres puntos procentuales. Por el contrario, la utilización de débito para pagar en comercios creció desde el 43,7% al 48,3%. Además, también cayó casi 7% el retiro de efectivo en diferentes puntos de ventas.

Enamorados de las cuotas

Con un consumo que tiene el freno de manos puesto, los planes de financiamiento a largo plazo siguen siendo los preferidos de los argentinos.

Los planes "Ahora" del Gobierno sostienen una importante participación en las compras con tarjeta de crédito.

Ese tipo de programas subsidiados (sobre todo el Ahora 12), tuvieron un fuerte crecimiento a finales del año pasado con motivo de las compras navideñas y ahora se estabilizaron en un share de 24%, dos puntos más que hace un año. El Plan Ahora 12 es el más utilizado (46,8%), seguido del Ahora 18 (19,8%), Ahora 6 (17,2%) y Ahora 3 (16%).

"Al analizar la cantidad de cuotas elegidas para pagar, se destaca que los planes Ahora siguen siendo los preferidos por los consumidores para realizar compras de largo plazo", amplía Ballarino.

Por otra parte, las compras en un pago alcanzan el 58% y los planes de cuotas tradicionales, que en su mayoría son ofrecidos por la banca privada, se llevan un 17,6% del volumen.

En ese tipo de financiación, los programas de hasta seis cuotas son los más utilizados, con más del 80% de participación. El motivo de ese comportamiento es simple: los planes a mayor plazo tienen un costo de financiación mucho más alto y los consumidores hacen lo posible para no ingresar en ellos.

Los plásticos que están activados fueron utilizados al menos una vez en los últimos tres meses. El ejecutivo comenta que "la tarjeta de débito tuvo un crecimiento interanual a pesar de su caída contra el trimestre anterior, mientras que la cantidad de tarjeta de crédito activas se redujo interanualmente a pesar de un leve repunte con respecto al último trimestre".