En línea con la Nación, Mendoza volvió a estirar el plazo de aceptación del canje de un bono por USD590 millones emitida durante la gestión de o, con una significativa mejora en la oferta a los acreedores.

Según informó el gobierno provincial, se extendió la invitación para aceptar la propuesta hasta el 27 de julio, y a quienes lo hagan antes del 20 de julio recibirán un pago de USD41,88 por cada USD1.000 de capital nominal, similar a la zanahoria que implementó YPF para reestructurar un título por USD1.000 millones que vence el año que viene.

Por otro lado, el distrito informó que “se modifican sustancialmente los términos financieros de los Nuevos Bonos, incrementando ciertos pagos de cupones escalonados devengándose los intereses sobre los Nuevos Bonos a partir de e incluyendo el día 19 de mayo 2020, aumentando la cantidad de pagos (iguales y semestrales) de amortizaciones de capital de 11 a 13 a partir del 19 de noviembre de 2023 y con vencimiento final el 19 de noviembre de 2029; e incluyendo una opción de rescate para la Provincia”.

En ese sentido, la administración de Rodolfo Suárez sumó una cláusula RUFO (Rights Upon Future Offers), que obliga al deudor a extender a la totalidad de los acreedores cualquier mejora futura en la oferta.

Al mismo tiempo, el gobernador mendocino busca reestructurar otro bono en pesos por $5.200 millones, que a diferencia del anterior, no se encuentra en default técnico.

Mientras tanto, Buenos Aires y Río Negro se encaminan a hacer lo propio con sus pasivos, lo mismo que Salta y La Rioja, que se encontraban en la misma situación y a la espera de lo que ocurra con la negociación de Nación.