Pese a que en los últimos meses se observó una recuperación parcial, que se detuvo en febrero, en el total de los últimos tres años, la actividad económica mostró un desplome sostenido. Entre 2018, 2019 y 2020, con megadevaluaciones y la pandemia como escenografía, la recesión económica generó que el equivalente a tres meses de producción se perdieran y se tiraran al tacho de la basura. La actividad industrial tuvo un peor desempeño: se perdieron 4,4 meses de producción.

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) mostró que desde marzo del 2018, hasta febrero del 2021, justo cuando la recuperación del PBI sufrió un freno a causa de la segunda ola de contagios, se observó una pérdida de producción equivalente a lo que se logra generar en un trimestre de un año normal.

El informe señaló: "La actividad económica se está recuperando del impacto de la pandemia, pero es un hecho que hace varios años atraviesa un contexto recesivo".

Y agregó: "Para cuantificar la magnitud de la caída debe tomarse un período de referencia. En efecto, se toma como referencia a la producción realizada en los 12 meses transcurridos entre abril de 2017 y marzo de 2018. La producción estuvo 5%, 7% y 14% debajo del año de referencia en cada uno de los últimos 3 períodos, respectivamente. Si se acumula esta menor producción de cada período, se obtiene que equivale al 26% de la producción del año base. Expresado en meses, esta cifra equivale a 3,1 meses de producción del año base".

La cosa empeora si se pone el foco en tres sectores clave para el empleo: la construcción, el comercio y la industria. En proporción, los tres sufrieron una contracción superior a la del total de la economía. 

Tal como detalló el informe de Iaraf, la actividad de mayor pérdida ha sido la del sector de Restaurantes y hoteles, con una merma acumulada de producción del 63% en los últimos 36 meses. Le siguieron Comercio con un 39%, Industria con un 37%, Construcción con un 36%, Transporte y comunicaciones con un 31%, Intermediación financiera con un 17% y Actividad agropecuaria con un 16%.

Así, la industria manufacturera perdió el equivalente a 4,4 meses de producción (siempre tomando como referencia a lo que se produjo entre abril del 2017 y marzo del 2018). La construcción, por su parte, perdió 4,3 meses. El comercio tuvo una pérdida equivalente a 4,6 meses. Los hoteles y restaurantes, fuertemente impactados por las medidas de prevención anti Covid-19, perdieron 7,6 meses de producción. El agro, 1,9 meses. La intermediación financiera 2,1 meses. Transporte y comunicación, el equivalente a 3,8 meses.