La apertura del Parque Eólico Chubut Norte IV esta semana ejemplifica una tendencia sostenida de la Argentina respecto a su política energética: su compromiso con el uso cada vez mayor de energías limpias y renovables. De acuerdo a la ley 27.191, sancionada en 2015, nuestro país se comprometió para 2025 en llegar a un 20 por ciento de generación electrica sustentada en este tipo de energías. 

Parque

De acuerdo a Cammesa, durante el año pasado el uso de fuentes eólicas y solares en conjunto desplazó a las centrales nucleares como la tercer fuente de energía durante el 2020 al alcanzar un 9,4 por ciento de la producción energética nacional, detrás de la energía hidráulica (21,5 por ciento) y la térmica (61 por ciento). 

A pesar de que el porcentaje aún está lejos de la cifra prometida para dentro de cinco años sigue siendo un logro notable si se tiene en cuenta que en 2018 la generación de energías renovables era de tan solo un 2 por ciento. La inauguración de 14 parques eólicos y cinco solares durante año pasado es una de las principales razones del incremento en un 64 por ciento de las energías limpias que registró la compañia eléctrica. 

Los desafios que se vienen

A la inaguración del Parque Eólico Chubut Norte IV en la ciudad de Puerto Madryn por parte de Genneia y Pan American Energy (PAE) se espera que se sumen a finales del primer trimestre de 2021 Chubut Norte III  y otros nueve parques eólicos además de cuatro solares que en total sumarían una generación de 677 MegaWatts de potencia. 

Sin embargo, este crecimiento sostenido de la oferta de energías verdes parece encontrarse con un inconveniente bastante grave. Desde hace un año  que no hay nuevos proyectos vinculados al área y muchos que ya se encontraban en construcción se encuentran paralizados. El ùltimo caso sucedió a principios de 2020 cuando se licitaron 44 proyectos parte del programa Renovar, pero han ocurrido nuevas licitaciones desde entonces. 

Una de las principales causas radica en la fuerte devaluación cambiaria e inestabilidad económica causa luego de las PASO de 2019 y que todavía no se ha podido revertir. Debido a que la mayoría de estos proyectos se financian a través de créditos externos la situación del dólar es un condicionante ineluible para el desarrollo de este tipo de energías.  

JMP