Tras ocho jornadas de vorágine cambiaria y puras ventas en el mercado, el lunes pasado el BCRA tuvo su primer día de calma y logró no resignar reservas para intentar contener la cotización del dólar y sostener el ritmo buscado para el crawling peg. En la semana previa, vendió USD803 millones para sostener el precio y para cubrir vencimientos con el FMI.

Fue el primer día de ventas cero, tras una semana en la que el ritmo de liquidación de divisas en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). De hecho, desde el lunes 3 de agosto, en el que trascendió que el acuerdo con los principales acreedores de la deuda externa con ley extranjera, el BCRA vendió USD476 millones a los bancos para intentar contener el precio de la divisa.

A eso se le sumó ventas por USD327 millones para pagar intereses de la deuda con el FMI. Si bien se sabe que los pagos fuertes con el Fondo arrancan en el 2021, y de hecho es conocida la necesidad de patear esos repagos al menos un par de años hacia el futuro para terminar de despejar las necesidades financieras, el 2020 igualmente contiene algunas obligaciones mínimas.

Así, hubo ventas al Tesoro, que se sumaron a las que buscaron cubrir el faltante de oferta en el MULC. El jueves fueron por USD305 millones y el viernes por USD22 millones. 

Con todo, las reservas sólo cayeron USD83 millones en términos brutos porque la compra de dólares de los privados tienden a quedarse en las cuentas bancarias de los usuarios. 

Si bien las brutas siguen siendo de USD43.332 millones, las reservsa netas están en torno a los USD10.000 millones, es decir un 2,7% del PBI, según las cuentas realizadas por la consultora LCG. Si a eso se le suman las correspondientes al swap con China (que son divisas disponibles), trepan hasta los USD30.000 millones y en ese caso ya alcanzan a superar el 5% del PBI y se posan de hecho en el 8,1%. Una situación que los analistas no alcanzan a describir como halagüeña pero que tampoco llega a parecerse a la de fines del 2015, cuando las netas habían caído a niveles negativos. 

Tras el lunes de calma logrado el 10 de agosto, las ventas del BCRA habrían seguido en los días siguientes. La brecha cambiaria, que trepó hasta el 80%, funciona en ese sentido como un indicador de expectativas de devaluación. Aunque el Gobierno logró el acuerdo de la deuda ley extranjera, eliminando uno de los factores de incertidumbre, eso ocurrió en un contexto de una macro compleja, con un 2020 que superará un doble 10% negativo: el del rojo del déficit fiscal y el de la caída de la actividad económica. Un escenario repleto de preguntas. 

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La pobreza de 41% puso en discusión la efectividad del IFE

La pobreza de 41% puso en discusión la efectividad del IFE

El salario real volvió a caer en julio

El salario real volvió a caer en julio

En el primer semestre hubo 18,5 millones de pobres

En el primer semestre hubo 18,5 millones de pobres

Sin dólar ahorro por apagón bancario, el BCRA vendió USD313 M

Sin dólar ahorro por apagón bancario, el BCRA vendió USD313 M

El Indec mostrará el salto de la pobreza en pandemia

El Indec mostrará el salto de la pobreza en pandemia

Se derrumbará la fuga pero no la salida de reservas

Se derrumbará la fuga pero no la salida de reservas

El rebote del PBI se hizo más lento en agosto

El rebote del PBI se hizo más lento en agosto

La actividad hizo más lento su rebote: mejoró 1,1%

La actividad hizo más lento su rebote: mejoró 1,1%

Brecha: cayó con fuerza la liquidación de exportaciones

Brecha: cayó con fuerza la liquidación de exportaciones

La mayoría de los bancos aún no vende dólares

La mayoría de los bancos aún no vende dólares