Representantes de las entidades que reúnen a las estaciones de servicio de todo el país coincidieron en que el sector atraviesa un retraso en el precio de los combustibles, por lo que su adecuación contribuiría a disminuir las pérdidas registradas en los meses de aislamiento social que registraron caídas de hasta 90%.

El presidente de la Federación de Empresarios de Combustibles, Vicente Impieri, aseguró: "El aumento de precios es de esperar, dado que en los últimos meses estuvo subiendo el barril crudo (tipo Brent), que es el que se toma como referencia a nivel mundial".

El presidente de Cecha, Gabriel Bornoroni, dijo sobre un aumento de combustibles: "Si no se paga en combustibles, se paga en impuestos; hay que redireccionar para que se pague lo que realmente vale".

El titular de la Federación de Expendedores de Combustibles, Julio Alonso, dijo que el precio en los surtidores "está retrasado entre un 16% y un 20%" y vaticinó que se está "en las puertas de un aumento".