El Gobierno oficializó este sábado la extensión del plazo para adherirse a la moratoria 2020 en que se ofrecen planes de financiación con el fin de cancelar deudas con el organismo estatal. 

A través del decreto 833 publicado en el Boletín Oficial,  se establece como nueva fecha límite el próximo 30 de noviembre inclusive para solicitar el ingreso a la Ley N° 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva puesta en marcha en el marco de la Emergencia Pública. 

De esta forma, pymes, comerciantes, profesionales, grandes empresas, monotributistas, autónomos, cooperativas y entidades sin fines de lucro tendrán todo el mes para inscribirse en los planes de regiulzarización de deudas tributarias, aduaneras y previsionales en hasta 120 cuotas.

Además, se establece la misma extensión de tiempo límite para tramitar y obtener el “Certificado MiPyME” ante la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Moratoria 2020: quiénes acceden a la nueva moratoria de AFIP

La nueva moratoria ampliada destinada a

  • Empresas;
  • comerciantes;
  • profesionales;
  • monotributistas;
  • autónomos;
  • cooperativas;
  • entidades sin fines de lucro

IMPORTANTE:  Sólo aquellos que mantengan deudas con la AFIP hasta el pasado 31 de julio.

Cómo inscribirse 

Principales características de la ampliación de la Moratoria 2020

  • Será posible adherirse hasta el 31 de noviembre de 2020
  • Primera cuota vence el 16 de enero de 2021
  • Dependiendo del tamaño de las empresas e individuos que se adhieran pueden regularizar sus deudas en hasta 96 o 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras. Los plazos son de hasta 48 o 60 cuotas para las obligaciones correspondientes a los recursos de la seguridad social.
  • Condonación parcial de intereses y total de multas.
  • Tasa de interés fija del 2% mensual hasta mayo de 2021. A partir del mes siguiente se aplicará una tasa variable en pesos.
  • Condiciones para las empresas de mayor tamaño. Durante 24 meses no podrán distribuir dividendos, realizar operaciones con títulos para eludir la normativa cambiaria ni acceder al mercado cambiario para realizar pagos a entidades vinculadas.