El consumo en supermercados y mayoristas registró una fuerte caída como consecuencia de la pandemia de coronavirus que arrancó en marzo en la Argentina, según un nuevo estudio del Indec.

El trabajo arrojó que el 60,5% de los supermercados consultados y el 35,7% de los autoservicios mayoristas anticiparon que sus ventas cayeron 40% en junio último.

El informe especial difundido por el organismo registra que el 76,3% de los supermercados y el 71,4% de los grandes centros mayoristas espera un aumento de precios en julio.

La encuesta anticipa los resultados de informes sobre ventas en esos megacentros comerciales, que el Indec difunde con dos meses de retraso, ya que la próxima semana se conocerá recién la de mayo.

Entre los supermercados y autoservicios, que consideraron que sus ventas disminuyeron en junio, las caídas alcanzaron hasta 40%, según el informe oficial.

Los establecimientos en ambos sectores que señalaron un incremento de las ventas estimaron que la suba fue del 20%.

Según la encuesta, el 13,2% de los supermercados y el 21,4% de los autoservicios estimaron que las ventas aumentaron en junio respecto de mayo.

Entre los supermercados, un 26,3% señalaron que las ventas no variaron en junio y entre los autoservicios ese porcentaje llegó al 35,7%.

Según la encuesta cualitativa del organismo, el 14,3% de los supermercados estimó que el nivel de empleo caerá en julio, mientras que 86,8% pronosticó que no variará y el 22,6% restante que aumentará.

Entre los grandes centros mayoristas, un 14,3% estimó que se producirán despidos, 78,6% no esperan variaciones en el nivel de empleo, y 7,1% que aumentará en junio.

Entre los centros de compras, la encuesta señala que las empresas informaron que tanto la concurrencia como las ventas disminuyeron en junio a causa de las restricciones impuestas por la cuarentena, pero sin precisar cifras.

El 40% de los centros de compras o shoppings indicaron que esperan disminuir el número de personas empleadas en las administraciones de los centros de compras durante julio, un porcentaje menor respecto de lo declarado para junio.