El Gobierno envió al Congreso un proyecto de ley que establece un sistema progresivo de alícuotas que se aplicarán a las Sociedades de Capital que oscilarán entre el 25 y el 35%. Estoy implicaría subir la carga del Impuesto a las Ganancias para las grandes empresas y reducirla para las pequeñas e incrementar la recaudación por esta vía para más que compensar la suba del mínimo no imponible a trabajadores y jubilados. La distribución de dividendos pagará una alícuota fija del 7%.

El nuevo proyecto implica un cambio en la estrategia oficial. Hasta ahora, como contó BAE Negocios, el Ejecutivo pensaba acompañar la iniciativa impulsada por Sergio Massa de llevar a 150.000 pesos el piso de Ganancias para la cuarta categoría con un texto que -que había ingresado al Parlamente a fines de diciembre- suspendía por un año la rebaja del impuesto para las empresas establecida en la reforma tributaria de 2017.

Esa reforma aprobada durante la gestión de Mauricio Macri implicaba una disminución paulatina del impuesto para las sociedades de capital (cualquiera sea su tamaño) del 35% hasta el 25% con una etapa intermedia del 30%, que es la alícuota vigente en la actualidad. Además, promovía llevar la carga sobre la distribución de dividendos hasta el 13% (en la actualidad es del 7%). Con el proyecto enviado ayer al Congreso, el Gobierno decidió dejar atrás la suspensión de la rebaja y avanzar en una reforma permanente y de caracter progresivo para el tributo.

Ley de Impuesto a las Ganancias: todos los cambios propuestos

"Resulta oportuno introducir modificaciones permanentes a la tasa de sociedades en el Impuesto a las Ganancias, pero con un nuevo esquema innovador en la historia del sistema tributario argentino que establezca un tratamiento diferencial en beneficio de las sociedades de menor tamaño o que, por alguna circunstancia obtenga bajas rentas en un determinado período fiscal", señaló el Ejecutivo en el mensaje que acompañó al proyecto de ley.

El proyecto girado por el PEN establece que pagarán:

  • 25% las sociedades de capital con una ganancia neta de hasta 1,3 millones de pesos
  • 30% las que tengan ganancias de entre ese monto y hasta 2,6 millones
  • 35% las que ganen más de 2,6 millones

El monto se actualizará anualmente en base al IPC interanual del Indec de octubre del año previo (a diferencia del proyecto de suba de mínimo no imponible, que plantea una actualización de acuerdo a la variación salarial y no de la inflación, como reclamaba la oposición). 

En caso de aprobarse, esto implicaría bajar 5 puntos la alícuota para las pequeñas empresas y subirla 5 puntos para las grandes. Para las medianas se mantendría en 30%. La distribución de los dividendos pagarán en todos los casos la alícuota del 7%, a través del impuesto cedular vigente.

"Con este nuevo esquema, el 75% de las empresas pagarán una alícuota del Impuesto a las Ganancias más baja que la vigente en el período fiscal 2020", que era del 30% para todas las sociedades, argumentó el Ejecutivo. Y aseguró que, almismo tiempo, este esquema permitiría incrementar la recaudación tributaria del impuesto.

Destaca que "de este modo, se le da una orientación de política pública muy diferente a la concebida en la reforma de 2017, que preveía una reducción de alícuota al 25% para todas las empresas, y se reserva esta tasa menor a aquellas sociedades que obtienen un nivel de renta de hasta 1,3 millón de pesos y que difícilmente distribuyan dividendos".

Además, el proyecto plantea el uso de tasas marginales. Este mecanismo, argumenta el mensaje oficial, "evita el incentivo a la subdeclaración, porque pasar de un tramo a otro solo da como resultado pagar la tasa más alta por el monto excedente y no por la totalidad como sucede con las tasas directas o plenas".