Tras dos años de congelamiento, el Gobierno anunciará en los próximos días un incremento en las tarifas de gas: la suba oscilará entre 6% y 7% para usuarios residenciales, y 4% para las pequeñas y medianas empresas (PyMES).

Este incremento comenzaría a regir desde mediados de este mes y se sumará a la suba del 9% en las tarifas de electricidad, que se aplicará desde el sábado pasado para los usuarios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Por su parte, el interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), Federico Bernal, adelantó que el ajuste incluirá una mejora en los ingresos brutos de las distribuidoras Metrogas, Naturgy, Camuzzi, Eco Gas, Litoral Gas, Gasnor y Gas Nea de entre 20% y 25%, combinado con un congelamiento del margen bruto de las transportistas (TGN y TGS).

"Ya está el OK de las distribuidoras, ahora falta el proceso de trámites internos dentro del Poder Ejecutivo Nacional”, sostuvo Bernal, al tiempo que indicó que en las tarifas de gas se cumple “a rajatabla el Decreto de Necesidad y Urgencia 1020 y el marco regulatorio".

Con el aumento, cuánto pasará a costar

Un usuario residencial de Naturgy, por ejemplo, gasta $1640 mensuales en promedio y con el aumento a autorizarse, pagaría $110 más. En el caso de clientes de Metrogas, el consumo de una familia tipo en invierno es de casi $2500 y, con la actualización, subiría $200.

A su vez, con el incremento quedará fijo el precio mayorista del gas -en "boca de pozo" o en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST), que las distribuidoras compran a las productoras como YPF, Total Austral, Tecpetrol, Pampa Energía, Pan American Energy (PAE), Compañía General de Combustibles (CGC), Wintershall Dea y Pluspetrol, entre otras.

Con esto, quedó incluido el gas que le compran a la estatal Integración Energética Argentina (IEASA).

"El presidente Alberto Fernández nos encargó como objetivo, tener en la Argentina tarifas justas, razonables y asequibles, esto es, que se puedan pagar ", subrayó Bernal, en una de las audiencias públicas que se realizaron en marzo, para definir el precio del gas en boca de pozo y los márgenes habilitados para su transporte y distribución, con el fin de levantar el congelamiento que rige desde abril de 2019.

De acuerdo con datos elaborados por la Secretaría de Energía, el costo de la provisión de gas natural para todo el sistema rondará este año los $110.000 millones.