El Gobierno hizo un recálculo de los contribuyentes alcanzados por el aporte extraordinario de las grandes fortunas y estimó que "el universo potencial total asciende a alrededor de 12.000 personas".

En principio, se estimaba que iban a ser menos de 10.000, pero "las nuevas proyecciones realizadas por la AFIP a partir de las declaraciones juradas presentadas por los contribuyentes para el período fiscal 2019" empujaron el número producto de la devaluación, ya que la mayoría de esos bienes está dolarizada.

Según se indicó, "no será necesario que vendan inmuebles rurales para pagar el aporte. Para quienes declaran ese tipo de inmuebles y están alcanzados por el aporte, los campos representan en promedio el 2,4% de su patrimonio", de acuerdo con los datos de la AFIP.

En ese sentido, el ente recaudador calculó que por esta vía podrían ingresar al fisco unos $400.000 millones, un tercio más de lo que se anunció inicialmente, según reveló el periodista Alejandro Bercovich en el programa de Brotes Verdes por C5N.

En el ciclo televisivo también se precisó que el 55% del aporte provendrá de 380 personas humanas que declaran bienes por más de $3.000 millones, apenas el 3,2% del total de los alcanzados.

En ese sentido, cada una de las personas humanas potencialmente alcanzadas realizará un aporte promedio por única vez de $35 millones, y que el aporte promedio estimado para las 4.685 personas alcanzadas con patrimonios declarados entre $200 y $300 millones, primer tramo del aporte de acuerdo con el proyecto de ley, alcanzará los $6 millones por persona.

Al mismo tiempo, no será necesario que vendan inmuebles rurales para pagar el aporte. Solo el 17% de las personas humanas que presentan sus declaraciones declaran este tipo de inmuebles. Los datos muestran que esos individuos tienen disponibilidades líquidas que son 25 veces superiores al impuesto que deben pagar.

Lo cierto es que el aporte no es lo mismo que Bienes Personales, dado que el 84% de los bienes en el país alcanzados por la nueva ley está exento de ese tributo, por lo cual no habrá una doble imposición sobre esos patrimonios.